Los bancos de tiempo son el trueque ciudadano

No son bancos convencionales, ni se realizan transacciones económicas. Ya que su única moneda es el tiempo, tiempo que cambian los ciudadanos en todo tipo de tareas de ámbito privado y es un sistema que cada vez se está implantando más en la sociedad.

banco tiempo

Ante la gran crisis que sufrimos, a parte de incrementarse la creatividad, regresa el trueque ciudadano más conocido como los bancos de tiempo. Éstos están repartidos por todo el mundo no solo en España, y su principal moneda son las horas que cambian. Su principal objetivo es fomentar la cooperación, la ayuda mutua entre todos los miembros sin ánimo de lucro. Estas horas de intercambio se gestionan por asociaciones que están dispersas por todas las provincias. Es decir, se ofrecen unos servicios y, a cambio solicitan otras actividades cuando las necesiten.

Si antiguamente este tipo de servicios se llamaba trueque, hoy en día, derivado por las tasas de paro, la crisis que no deja a las familias llegar a fin de mes y esos servicios necesarios que no podemos pagar, con el banco de tiempo, los usuarios intentan cubrir las carencias. Ya que la larga lista de intercambios es muy amplia e incluye todo tipo de servicios. Se puede cambiar clases de inglés por un masaje facial o incluso tareas domésticas hasta clases de cocina. Mayormente todas las tareas tanto en ofertas como demandas se pueden encontrar en todas las páginas web existentes en cada ciudad.


Para apuntarte a estos bancos de tiempo no se necesita más inscribirte de una forma totalmente gratuita,  tampoco, no hay que pagar cuotas por ser socio. En algunas asociaciones se le puede pedir una serie de cuestiones y realizar preguntas más personales. Más que nada para saber qué tiempo ofrece y así recibir el mismo tiempo como trueque. También es muy importante definir lo que cada uno puede ofrecer y lo que desea recibir a cambio, para ello hay largas listas de los servicios. Una vez que se realiza un servicio se paga con un cheque, así se queda constancia y puede cobrarlo en el banco del tiempo.

Lo importante es que cuenta el tiempo, no la actividad. Es decir si un usuario realiza diez horas de clases de inglés, a cambio tiene diez horas para recibir del resto de actividades que haya en el banco de tiempo que se haya apuntado.

Fuente | Consumer

Imagen | relampague

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...