¿Adiós para siempre a los vuelos low cost? Aquí todas las razones

Los vuelos low cost se acabaron para siempre, ya que algunos incluso son más caros que los vuelos de las grandes compañías. Las razones son principalmente la inflación y la subida histórica de los precios de combustible, además de que se encarecerá aún más por los impuestos ambientales que vienen

Vuelos low cost adiós

Antes de la pandemia, los vuelos low cost democratizaron los viajes. De hecho, estábamos ante vuelos realmente económicos, incluso más que el tren. Permitían ir a países de Europa por un precio ridículamente bajo y viajar por España por menos de 30 euros, algo que parecía impensable en los años 90s.

Eso sí, los vuelos low cost están acabándose. De hecho, las compañías que se encargaban de este tipo de vuelo han subido los precios en gran medida, equiparándose a las grandes compañías de siempre. ¿Por qué ha ocurrido todo esto? Pues te vamos a explicar todas las razones que lo han causado.

¿Por qué ya no existen vuelos low cost?

Los vuelos low cost se acabaron y hemos vuelto a los años 90s en este caso. Ahora para viajar en avión te tienes que rascar el bolsillo en la mayoría de casos, algo que ha encarecido las vacaciones en gran medida.

Esto ha ocurrido debido a dos grandes razones, que son los precios de los carburantes y la inflación actual, algo que ha provocado una subida de precios sin igual, especialmente en las compañías low cost como Ryanair.

Precios de los carburantes

La primera razón de la subida es la gran subida de precios de los carburantes. La subida del gas y del petróleo hasta máximos históricos ha provocado una gran subida de la gasolina, el gasoil y el queroseno, combustible de los aviones.

Antiguamente, las compañías de bajo coste utilizaban el bajo precio del combustible para reducir el precio al máximo y ofrecer un coste menor, a costa de sacrificar otros servicios. En la actualidad, el margen de maniobra es mínimo y ya no se puede hacer eso.

La subida del combustible se produce por la crisis energética actual, englobada en la guerra de Ucrania. Por este motivo, se espera que la energía se mantenga alta mientras el conflicto geopolítico siga vigente. De este modo, se espera que no haya vuelos de bajo coste al menos durante el verano de 2022.

Inflación elevada que dispara los precios

Además del precio de los combustibles, ha habido una gran inflación durante estos años. Debido a las políticas de estimulación de los bancos centrales, unido a los parones de la pandemia, el precio de todo ha subido.

Eso incluye también el precio de las compañías low cost, incluyendo el salario de los trabajadores y el coste de todo lo que supone los vuelos además del combustible. Eso ha provocado una subida de costes, la cual ha sido repercutida en los consumidores.

Precios que incluso superan a las grandes aerolíneas

Al igual que ha ocurrido en las gasolineras, el mayor aumento de precios se ha producido en las compañías de bajo coste. A pesar de que han subido en ambos sitios, las grandes aerolíneas no han tenido una subida tan brusca como su antigua alternativa de bajo coste, que ha multiplicado su precio.

Esto ha creado una paradoja, la cual es que a veces hay vuelos más caros para viajar en una gran compañía que en una de bajo coste.  De hecho, a veces podemos encontrar vuelos significativamente más caros en las compañías de bajo coste.

Es más, las compañías de bajo coste antes reducían precios a base de no cobrar algunos servicios, los cuales ahora ya se están empezando a cobrar.

Se nota más en los vuelos por España que por Europa

Estos precios elevados se notan más en España, donde muchas veces se supera el precio en la de bajo coste. En cambio, en Europa eso no ocurre.

Si bien es cierto que las compañías de bajo coste han subido mucho los precios, no han subido hasta el punto de superar a las grandes compañías. De este modo, aún puedes ahorrarte algo de dinero, pero no la enorme cantidad que te ahorrabas antes.

El futuro irá a peor

Otra cosa que no se ha mencionado es el tema de las emisiones. Las compañías low cost multiplicaron los vuelos, algo que se tradujo en un gran impacto ambiental. De hecho, el 2% de las emisiones globales vienen de ahí.

Por un tema climático, se plantean incluir impuestos para desincentivar esta movilidad y reducir el número de vuelos anuales. Eso se traducirá en un mayor encarecimiento de los vuelos de bajo coste, que subirán aún más su precio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...