Vivir sin coche

vivir-sin-coche

Hace una semana decidí vivir sin coche, o por lo menos prescindir de él en la medida de lo posible, cumplí siete días sin ni siquiera montarme en él y he ganado mucho, tal vez más que en una rifa.

Por vivir sin coche una semana ahorré en gasolina y por supuesto, en la parte proporcional de desgaste del vehículo, perdí 2 kilos de peso gracias a las caminatas (y ahorré en el gimnasio), hice nuevos amigos, gente que conocí en mi andar diario y rutinario, conocí mi vecindario mucho mejor y entablé muy buenas pláticas con mis hijos las cuales no sucedían en el coche por aquello de la música y la atención en el tránsito.

Vivir sin coche es posible y representa un gran ahorro En un artículo sobre este tema Eroski afirma que cada kilómetro recorrido en coche nos cuesta 50 céntimos, lo que en promedio, se traduce en un gasto de 5.000 euros al año, esto sin contar los costos ambientales que significa conducir diariamente.

La idea es convertirse en peatón, en usuario del transporte público, en ciclista o si no es posible prescindir del coche porque resulta muy complicado llegar o salir del sitio donde vives o trabajas considera entonces compartir coche o adquirir uno ecológico y por supuesto, aplicar los principios de la conducción eficiente.

El artículo de Eroski al que hago referencia incluye una guía muy completa para vivir y trabajar sin coche, merece la pena leerlo pero merece la pena aún más pensarnos seriamente eso de movernos de una forma más sostenible.

Vía | Eroski

En A fin de mes | Respiro Car Sharing, ofertas y descuentos, Cursos para ahorrar conduciendo y Transporte económico y sostenible

Foto | Julio César Cerletti García

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...