¿Cuándo deberías elegir el coche frente al avión en tus viajes?

Aunque el coste de la gasolina, y el mantenimiento que supone el vehículo parece perder la batalla frente a los billetes low cost de avión, te mostramos algunas ideas para elegir el coche frente al avión en tus escapadas.

vacaciones coche

Hoy hablamos de nuevo del mundo de las vacaciones y sobre todo, de las decisiones que tenemos que tomar para que éstas no nos supongan un desembolso importante de dinero, no se nos escapen del presupuesto, o no se conviertan en una tortura por la falta de organización. Y como en breves los pequeños estarán de vacaciones, y se acercan las fiestas navideñas con las que por lo general nos buscamos planes familiares o escapadas que nos permitan disfrutarlas huyendo de las rutinas, creo que es un buen momento para pensar en el medio de transporte idóneo para las que muchos estaréis ya organizando.

Pese a que en los últimos tiempos los billetes de avión low cost se han generalizado, no siempre conviene optar a este tipo de ofertas y promociones. No porque de manera general no nos salgan a cuenta, que sí que salen, sino porque hay ciertas situaciones en las que el avión no es el medio de transporte que mejor se ajusta a las necesidades de las familias. Y es por eso que hoy intentamos responder a la pregunta ¿Cuándo deberías elegir el coche frente al avión en tus viajes?

Avión vs coche particular ¿cuándo quedarse con el segundo?

  1. No tienes prisa por llegar: cuando no tenemos prisa por llegar a un sitio, puede que el viaje en carretera, además de placentero nos lleve sorpresas relacionadas con el descubrir lugares en la ruta, y también aquellas que tienen que ver con ahorrarnos dinero. Hay que tener en cuenta que cuando vamos en coche, podemos elegir quedarnos en hoteles por el camino, en pueblos y localidades más pequeñas que cuestan menos dinero. Lo mismo ocurre con las afueras de las ciudades, a las que podemos llegar con facilidad usando nuestro vehículo particular. Gastamos más en gasolina, pero lo compensamos de ese modo.
  2. El número de pasajeros: un billete de avión o dos pueden compensarnos en cuanto al presupuesto total que suponen frente a un viaje en coche en pareja. Pero si ese viaje en coche lo hacemos con cuatro o cinco personas más, los costes asociados al presupuesto total para el transporte se multiplica en el caso del avión, y se divide en el caso del coche. De ese modo, ambas alternativas se equiparan, y puede que el vehículo gane en cuanto a otras ventajas que nos ofrece y nos compense elegirlo.
  3. Viajar con niños: el viaje con niños en los aviones suele ser una cosa realmente complicada. Los pequeños no están acostumbrados a estar tiempo dentro de sitios cerrados en los que además pueden tener molestias en los oídos por los cambios de presión. Esto sumado al hecho de que los descuentos para los niños que no son bebés no son excesivos, hace que compense elegir el coche como medio de transporte, sobre todo en trayectos dentro del país, o a los países vecinos.
  4. Viajar en fechas especiales o a última hora: salvo excepciones realmente contadas, encontrar billetes de avión baratos a última hora a un destino ya cerrado, o hacerlo en fechas especiales en las que todo el mundo quiere viajar se convierte en algo bastante complicado. Es por eso que es recomendable en caso de tener el calendario muy complejo como para ganar en flexibilidad, el uso del vehículo particular en las escapadas. Te compensará por precio, y también por otras de las ventajas que hemos venido detallando.
  5. Viajes con mucho equipaje: el equipaje extra en los aviones se paga realmente caro. A no ser que se trata de un viaje solo de ida, en el que puedes plantearte viajar en avión y mandarlo con algún servicio de mensajería, entonces lo ideal será utilizar el coche particular. Cuando saques la cuenta de todo lo que tienes que pagar por llevarte esas maletas, te darás cuenta de que económicamente, sí que te resulta mucho más rentable.
  6. Viajes en los que llevamos a personas mayores: al igual que a los pequeños, a las personas mayores no les suelen gustar los aviones, y menos aún los retrasos que se sufren en algunos vuelos, las colas de los aeropuertos y las esperas a la hora de facturar y pasar todos los trámites. En el vehículo particular podemos parar ante cualquier problema, y ellos suelen llevar mucho mejor el viaje, aunque éste sea en realidad más largo. Si además la idea que tienes en mente es viajar con personas mayores y llevar el coche con cuatro o cinco plazas ocupadas, te acabará compensando por completo.

Imagen: Oscar del Río

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...