La garantía de los artículos de segunda mano

Aunque en realidad no siempre lo sabemos, los usuarios tenemos también derechos en cuanto a la compra de artículos de segunda mano y la garantía de estos la rige el Código Civil

segunda mano

Probablemente para muchos, la crisis no haya dejado a nadie indiferente y muchas de nuestras costumbres hayan cambiado de forma importante desde que ésta ha comenzado. En todo caso, la creatividad es única para salir airosos, y sé que muchos habéis optado por artículos de segunda mano para poder seguir comprando lo que os gusta sin que la cartera acabe sin blanca. Y precisamente de eso vamos a hablar hoy para que en lugar de convertirse en la solución al consumo en crisis, sea en realidad un problema acumulado. Hoy te contamos lo que dice la ley sobre la garantía de productos de segunda mano.

La garantía de los artículos de segunda mano

La verdad es que en España, cuando compramos un artículo nuevo, lo que rige la garantía es la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que indica como norma general que el consumidor puede reclamar daños o mal funcionamiento en el uso de un producto durante un plazo máximo de dos años. En ese caso, puede solicitar un producto nuevo, o el coste de la reparación del actual. Pero en la segunda mano, nada de esto funciona, sino que se aplican toro tipo de leyes.

Lo cierto es que la garantía de los artículos de segunda mano no la rige la misma ley, sino que lo hace el Código Civil español y en el se determina que  el plazo que se establece para reclamar daños que tuviese ya el producto y que no se identificasen en el primer momento de la compra es de seis meses. Es decir, que si un consumidor compra un bien, sea cual sea, puede reclamar al vendedor y propietario del bien anterior todo lo relacionado con las fallas anteriores a la compra y que provocan su mal funcionamiento en este plazo.

Es importante señalar lo de vendedor y propietario porque la ley que se aplica para los artículos de segunda mano funciona así solo entre particulares. Así por ejemplo, si una empresa es la que te vende ese bien, por ejemplo, un concesionario un coche de segunda mano, entonces se aplica otro tipo de garantía, ya que se trata de una venta entre profesional y particular y el cliente en este caso tiene que tener la garantía de un bien nuevo, ya que el vendedor tendrá que garantizar su funcionamiento y en caso de que se estropee antes del plazo repararlo sin coste. ¿Conocías la normativa?

Vía: Consumer

Imagen: dfritzon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...