¿Qué hago con el dinero que me sobra de un viaje en otra moneda?

Si estás pensando en irte de viaje al extranjero fuera de la zona euro, te explicamos lo que puedes hacer con el dinero en otra moneda que siempre sobra.

moneda extranjera

Aunque estamos acostumbrados a viajar por una buena cantidad de países sin tener que cambiar de moneda, gracias a la zona euro, en muchos viajes puedes necesitar recurrir a unos servicios que pareciera se han quedado obsoletos. En realidad, en los servicios de cambio de moneda se aplican altas comisiones y porcentajes sobre el total de dinero que se quiere cambiar y es por eso que conviene estar muy atentos para no dejarse unos cuantos euros por el camino. En ese sentido son interesante los artículo que hemos publicado anteriormente y que te puede ser de gran utilidad en tus viajes: el uso de las tarjetas en los viajes.

Pero, suponiendo que ya has cambiado ese dinero con el que pretendías irte al lugar de destino y ahora lo tienes en efectivo y sin más opciones que las de volver a cambiarlo o conservarlo, ¿qué alternativas tienes en el mercado para la moneda extranjera que te sobra de un viaje? Hoy las vamos a analizar mostrándote que hay más opciones de las que realmente pensabas y que, quizás, pueden serte útiles en la próxima escapada que planees dentro de la zona euro.

Si no quieres cambiar tu moneda extranjera

  • Guardarla para el próximo viaje: una de las opciones más sencillas para evitar dejarte el dinero en comisiones y porcentajes pasa precisamente por guardar ese dinero para tu próximo viaje. Eso sí, debes hacerlo en un período más o menos breve de tiempo porque de lo contrario, las variaciones de la inflación podrían convertirlo en agua de borrajas.
  • Guardarla como souvenir: es quizás la opción más clásica, sobre todo en el caso de las monedas. Aunque los souvenirs empiezan a estar pasados de moda, es cierto que la moneda extranjera es siempre un bonito recuerdo del sitio en el que has estado. Eso sí, si te decantas por eso echa bien la cuenta del cambio para conocer el coste de esta memoria, porque de lo contrario te puedes llevar un buen susto.
  • Hacer donaciones: pese a que se contemplan poco a menudo, la posibilidad de ser solidario con el dinero local que te ha quedado después de un viaje existe. Solo tienes que buscar a una ONG cercana o aprovechar las campañas que comienzan a hacerse en los aeropuertos a este respecto. ¡Así de fácil te sentirás bien!
  • Hacer compras de última hora: la última de las alternativas que tienes disponible si no quieres cambiar tu moneda extranjera pasa por gastártela en compras de última hora. Me la he dejado para el final porque casi siempre acaba siendo la menos práctica y terminarás con cosas que realmente no necesitas.

Si quieres cambiar la moneda extranjera

  • En las oficinas del aeropuerto: es la opción que menos te conviene, al menos, casi siempre. En estas oficinas aprovechan que muchos usuarios necesitan hacer cambios de divisas para cobrarte altas comisiones que casi siempre se encuentran camufladas en ofertas. Antes de caer en la tentación te recomiendo que compares y, siempre que sea posible, las dejes como la última alternativa posible.
  • En las oficinas de la ciudad: pese a que también tienen una comisión, casi siempre suele ser más baja que la del aeropuerto. Eso sí, si quieres conseguir un buen tipo de cambio te recomiendo alejarte de las que tienen la mejor ubicación en el centro histórico del lugar que visitas.
  • A tu regreso: otra de las posibilidades que tienes para cambiar moneda extranjera es a tu regreso del viaje. En ese sentido, tu banco puede convertirse en un aliado únicamente para los billetes. Las comisiones suelen ser más bajas, pero no te permitirán el cambio de monedas.
  • Opciones de bancos específicos: hay alternativas que comienzan a sonar como la opción ganadora. Una de las más interesantes está en el acuerdo alcanzado por ING con Global Exchange en el que sus clientes pueden conseguir el 50% del total del cambio que realizaron antes de irse al mismo precio inicial al que lo consiguieron.

Como ves, las posibilidades que tienes a la hora de quedarte con la moneda extranjera o cambiarla son múltiples. Debes analizar tu situación específica para decidir cuál es la que más te conviene en cada caso, pero ahora no podrás decir que no las conoces todas gracias al artículo que hemos publicado hoy en A Fin de Mes. ¿Qué te ha parecido?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...