¿Necesitas un seguro para el coche de alquiler?

Probablemente cuando te planteas salir de vacaciones, la gran pregunta es la de si realmente necesitas un seguro para el coche de alquiler. Hoy intentamos responderla.

coche de alquiler

Aunque seguramente muchos de nuestros lectores ya habrán terminado sus vacaciones, todavía hay quien se plantea iniciarlas con el mes de septiembre. También los hay que el coche de alquiler no lo usarían para sus trayectos de ocio, sino por motivos laborales. Sea como sea, y teniendo en cuenta que son cada vez más las razones para leer con lupa los contratos de rent a car, hoy queremos hablar de la necesidad o no de contratar un seguro extra más allá del que nos ofrecen las compañías con sus ofertas de precio cerrado.

Un coche de alquiler es por lo general un servicio que tiene asociado un contrato. En ese contrato, aparecen todas las cosas que contratas y las que están incluidas y/o excluidas. Pero las empresas se han molestado en colocarle nombres que no siempre responden a la realidad de las cosas y a los que hay que buscar la letra pequeña para conocer realmente el nivel de aseguración que tenemos. Así, resulta habitual encontrarse con los seguros todo en uno que en realidad no aseguran nada por debajo de una cantidad que es la franquicia. Y esa franquicia no es de unos pocos euros, sino que puede alcanzar cifras como los 1200 euros. Ese dinero te lo retendrán en la tarjeta, y si pasase algo con el coche, podrían quedárselo.

Los seguros de alquiler de coches

Los seguros de alquiler de coches que vienen con las ofertas más interesantes del mercado -ojo porque incluso las empresas de mayor tradición en el mercado usan idénticas técnicas- incluyen en principio todo lo necesario para ponerte en marcha. Pero, no todos lo hacen. Por lo tanto, la primera medida que debes revisar en las condiciones o en el propio contrato es que la aseguradora cubra por un lado los daños materiales del coche y el riesgo de robo,por otro, los causados a personas que no van en el vehículo y, por último, aquellos que sufren conductores y acompañantes. Aunque parezca obvio que alguien que alquila quiere todo esto, en algunas compañías algunos de ellos son opcionales.

Por otro lado, lo que hay que identificar es hasta dónde el seguro cubre el daño. Sobre todo en el caso de los daños materiales, muchos seguros incluyen limitaciones en las que no se hacen cargo de cristales, ruedas y bajos. Eso quiere decir que aún contratándolos, tendrás que abonarlos de tu propio bolsillo si ocurren. En el mismo caso suelen estar las llaves del vehículo. Estar atento a estos detalles para maximizar la atención o para contratar un seguro extra es fundamental si no quieres verte luego envuelto en gastos realmente disparatados.

Una vez analizas todo esto, hay que tener en cuenta el valor de la franquicia. Los datos varían mucho entre empresas y entre promociones específicas. Generalmente, los importes se sitúan entre los 200 y los 2000 euros para vehículos normales. La cifra se dispara si hablamos de vehículos de alta gama. Cuando el alquiler se prolonga por bastante tiempo, como el precio del seguro extra que elimina la franquicia se calcula por día, puede compensar no acogerse a esa protección para intentar que el precio del rent a car sea al menos asumible. Pero, ¿estarías dispuesto a abonar la cantidad de la franquicia en caso de que te pasase algo? Si la respuesta es que no, y en el caso de los alquiler online, hay que tener en cuenta una segunda vía. En ese caso, se trata de la posibilidad de contratar la cobertura con un tercero.

Existen aseguradoras que trabajan con las empresas que hacen de intermediarias. Casi siempre ofrecen precios más bajos que los que te dan en la oficina. Pero hay un dilema. Si contratas ese seguro has de hacerlo en el momento de la reserva y por lo tanto, lo más probable es que no conozcas el precio que te ofrecería la compañía que te alquilará el vehículo. Además, en caso de siniestro, la franquicia te la descontarán igualmente. Sería en un proceso a continuación en el que tú reclamarías a tu asegurador tercero el pago de la franquicia que ya abonaste. Aunque es más complicado, a veces, por el dinero que se ahorra puede salir realmente rentable.

Como ves, el hecho de contratar o no un seguro del vehículo de alquiler es una cuestión bastante compleja. Aunque es decisión tuya qué hacer cuando te encuentres en esta situación, la información que acabamos de comentar no siempre está a la mano. Creo que ahora sí que puedes decidir mejor. ¿No crees?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...