Coches de alquiler: 7 problemas habituales de la letra pequeña

El negocio del alquiler de coches esconde letras pequeñas que no siempre sabemos descifrar. Hoy te contamos algunas de las más habituales en los contratos de las compañías.

rent a car

Los contratos de alquiler de rent a car, en los que se ha producido un boom gracias a la llegada de empresas de alquiler económico, no son siempre lo que pueden parecer a simple vista. Ya hemos hablado en nuestro blog de los problemas que ocasionan los seguros extras que pueden incluir los conductores, pero hay mucho más detrás de cláusulas que dicen la verdad solo en una letra minúscula que hay que leer en innumerables párrafos de contratos online. Así que hoy, nos disponemos a mostrarte las que suelen ser las cosas por las que habitualmente pagas de más sin saberlo.

Antes de hacer una contratación de un coche de alquiler, recuerda siempre comparar precios. Además, si perteneces a algún colectivo, o trabajas en una empresa, te recomiendo preguntes por descuentos o precios fijos que se suelen aplicar y con los que puedes llegar a ahorrarte mucho dinero. Dicho esto, aún pese a las recomendaciones, puede que aparezcan cosas que acabarás firmando en la oficina porque no sabías que te eran necesarias, o cargos con los que no contabas por qué no se habían especificado correctamente en el contrato.

Cargos más habituales en las empresas de alquiler de coches

  1. El combustible lleno: es uno de los que más se han puesto de moda últimamente. La política de entregar el coche tal y como te lo dieron no les da a las empresas de alquiler suficiente ganancia. Lo que hacen ahora es dártelo con un tanque lleno que te cobran por separado a un precio desorbitado (el precio por litro es mayor al de mercado y además puede haber cargos por repostaje). El problema es que no todas te dan la opción a renunciar a él.
  2. Los seguros para todo: casi siempre que se ofrecen seguros todo incluido hay franquicias realmente elevadas. Conviene revisar bien lo que se cubre y el precio que pagarás en caso de que haya algún problema. A veces es mejor contratar por la propia cuenta un seguro que te garantice que si hay un accidente no te saldrá en un verdadero dineral.
  3. El cruce de fronteras: cruzar fronteras con un vehículo de alquiler es posible, pero no siempre se puede hacer sin cargos. De hecho, si tienes pensado viajar a varios países, consulta precios y asegúrate de comentarlo en la empresa ya que podrías arriesgarte a quedarte sin cobertura si te ocurriese algo.
  4. Los extras para niños: no todas las empresas de alquiler ofrecen los extras reglamentarios para los más pequeños. Lo más habitual es que tengas que pagar por ellos. Consulta bien los precios porque en alquileres de larga duración casi te saldrá más rentable comprar una nueva sillita si no puedes llevarte la tuya al destino por las limitaciones de equipaje.
  5. Extras de navegación e internet: tener un navegador o una conexión a internet en el coche de alquiler sale caro. Sobre todo si vas a alquilarlo por varios días ya que, habitualmente, las compañías eligen un cargo diario. En todo caso, para alquileres de poco tiempo puede resultar interesante acogerse al aparato que te da internet WiFi ya que te permitiría gozar de conexión en cualquier dispositivo. Si tienes un smartphone, puedes usarlo de navegador y ahorrarte el coste del GPS. En todo caso, estos son cargos opcionales a los que siempre puedes renunciar en la propia oficina.
  6. Segundo conductor: muchas empresas ofrecen la posibilidad de asegurar un segundo conductor sin coste. Otras no. Y no siempre vas a tener la oportunidad de conocerlo online. Por eso, te recomendamos que consideres que habrá un extra, o que simplemente, sea una única persona la que conduce. Recuerda que los conductores que no estén asegurados y conduzcan igual pueden tener problemas ya que, en caso de accidente, el seguro puede negarse a pagar.
  7. Cargos por edad mínima y máxima: aunque es bastante conocido por todos aquellos que hacen contratos de alquiler de coches que los conductores jóvenes pagan más, ¿hasta qué punto se le considera a alguien conductor joven? En realidad, cada compañía pone sus propias normas y lo que antes era habitual hasta los 23 años, ahora puede alargarse hasta los 28 años sin importar los que se tengan de carnet. Hay que prestar especial atención a esto porque en muchos casos, el cliente firma online un contrato con cláusulas que le obligan a abonar la diferencia -la cual no siempre se conoce- en la propia oficina de retirada.

¿Te han cobrado alguna vez alguno de los cargos anteriores que hemos comentado como más comunes en un alquiler de coche?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...