Coches usados, la solución al transporte frente a la crisis

A la mala crisis, buenas soluciones. El mundo del motor siempre es uno de los más afectados, cuando de economía se trata. Cada día miles de personas precisan de un vehículo para acudir a trabajar, a casa, o simplemente por alguna urgencia. Y en los tiempos que corren, no todo el mundo puede permitirse invertir en un coche totalmente nuevo, recién sacado de fábrica. Por ello siempre hay alternativas que mejoran los problemas que nos pueden ir surgiendo a lo largo de nuestra vida. En el caso de los vehículos, econtramos una solución práctica, barata y fiable: Los coches usados.

Coche usado.

Coche usado.

Esta opción, la de adquirir coches segunda mano, es una de las que más se está consolidando en el mercado como una de las grandes medidas anticrisis. Parece casi impensable comenzar a pagar un coche y sus elevados precios, aunque sepamos a ciencia cierta que  garantizan una revolución en la tecnología. Pero sin embargo, hay una gran cantidad de personas que precisan dinero y ponen en venta sus propios coches. Esto es, que reducen la cantidad de precio dependiendo del kilometraje que hayan realizado o cualquier otra característica.

Es sin duda, una opción fiable, ya que nos garantiza que si con su anterior dueño no hubo problemas, tras la venta no habrá ningún susto. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Es muy recomendable consultar todas las características del vehículo usado con un experto en mecánica. Hay que demandar todos los papeles oficiales y asegurarnos de que todo está en regla. Comprobar toda la maquinaria interior debe ser un requisito obligatorio, como en cualquier compra de nuestra vida cotidiana.

Comparar precios, consultar distintas opciones, y sobre todo, saber de antemano qué tipo de vehículo queremos y cuáles son sus características, para adaptar la compra a nuestras propias exigencias. A la hora de comprar un coche usado, tenemos dos alternativas para la adquisición: Comprarlo a un particular o acudir directamente a un concesionario de coches de este estilo. Acudir a algún familiar a algún amigo garantizará siempre las posibilidades de un buen tratamiento del vehículo.

Un consejo crucial a la hora de comprar un vehículo usado es prestar atención a la tarjeta de ITV. En ella podremos conocer toda la vida del coche, tanto si le ha caracterizado algún problema a la hora de la revisión del coche, o si verdaderamente no ha habido ningún obstáculo a la hora de ponerlo en regla. Por lo que si el vendedor particular actúa de buena fe, no debería tener ningún inconveniente de facilitar una copia de la misma.

Debemos tener también mucho cuidado con el tema de las multas. En principio, y como marca la ley, las multas de un vehículo recién comprado, debe pagarlas el anterior propietario, causante de las mismas, por lo que no convendría ningún problema para el nuevo propietario. Sin embargo, no está de más conocer de antemano si el coche tiene alguna multa pendiente, para evitar malentendidos. Al igual que las multas, también es preciso que nos informemos de si el vehículo está o no exento de otro tipo de cargas, como por ejemplo algún tipo de préstamo.

Tomando estas medidas preventivas, es una de las opciones más asequibles para todos. Comprar coches usados es la solución definitiva para todos aquellos que necesitan de inmediato desplazarse por motivos personales, y sin tener que gastar cantidades desmesuradas de dinero. Una opción anticrisis que cada día tiene más seguidores.

Foto: Juan Carlos O’ Hara Gutman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...