7 hobbies de los que mantenerse alejados por su alto precio

El ocio nos cuesta mucho dinero. Pero algunos hobbies salen más caros que otros. Hoy te desvelamos algunas de las actividades más caras del mundo.

buceo

Con la crisis hemos reducido el dinero que nos gastamos en determinadas actividades, y el ocio ha sido una de las partidas que más parte se ha llevado en cuanto a las reducciones. Sin embargo, si echamos un vistazo a los hobbies en general vemos que los hay para bolsillos bien distintos entre sí. Aunque probablemente los de ir al cine, cenar un día fuera, o escaparnos un fin de semana hayan tenido que verse reducidos de nuestra agenda por la falta de liquidez, hay otros a los que es mejor no cogerle cariño, más que nada porque con lo caros que son, nos llevarían a la ruina en un periquete.

Hoy queremos hablarte de esas aficiones deportivas sobre todo, que salen por un ojo de la cara. Y aunque en algunos casos el turismo en ciertos lugares las ha abaratado convirtiéndolas en actividades de masas, siguen manteniéndose en la mayoría de los sitios como algo realmente exclusivo. Y en cierto modo, compensa que eso sea así. Si llegasen a todo el mundo, costarían mucho menos, porque la demanda sería mayor, pero probablemente serían menos rentables, ya que habría que trabajar más en ellas para poder ofrecer el servicio a más personas. Así que tanto si tienes ganas de darte un capricho de lujo, como si eres de los que temes a las cosas con muchos ceros, creo que te parecerá interesante nuestro recopilatorio de 7 hobbies de lujo con sus correspondientes precios. ¿Te pica la curiosidad?

  1. Buceo: probablemente, si vives al lado de la playa, haya algún tipo de escuela, o negocio que ofrezca este servicio a los turistas. Aunque los precios en esos casos no se van a la estratosfera, más vale que si pruebas la actividad no acabes enamorado de ella, ya que si quieres practicarlo a menudo, y por tu cuenta, la inversión que vas a necesitar no bajará de los 1000 euros. A ello, habrá que sumarle ciertos permisos y certificaciones. Por lo tanto, mejor que si probamos sea una sola vez, o reservado a esas actividades propias de caprichos de vacaciones.
  2. Barcos y veleros: puede que sea fantástico poder montarse en uno de los dos, al menos cuando el sol de verano nos tuesta como en las películas. Pero aficionarse a ellos sale por un buen ojo de la cara. Entre el mantenimiento que tiene un barco en sí, que multiplica varias veces al del coche, las licencias necesarias para poder manejarlo, el combustible y el amarre, te quedará la cuenta temblando por unos cuantos miles.
  3. Volar: al igual que las anteriores actividades, puede que te encuentres con la posibilidad de subirte a un avión de esos que te permiten controlarlo tú mismo con ayuda por unos 100 euros. Eso sí, eso es una actividad pensada para los turistas. Si te acabas aficionando vete preparando unos 100.000 euros, que es más o menos lo que vas a necesitar para el primer año de uno de esos sencillos con los que cruzar los cielos. Va a salir cara la broma, así que para no seguir el ejemplo de Ícaro, mejor colocamos de nuevo los pies en la tierra.
  4. Coches: que tengas coche no significa que te gusten los coches como hobby. En este caso me refiero a aquellos que aman la velocidad y que llevan sus propios coches a los circuitos. Precisamente para ello hay que pedir permisos, pagar tasas, y sobre todo, invertir mucho dinero en el coche para conseguir óptimos resultados. Un cambio mínimo y todo lo necesario para empezar, difícilmente estaría por debajo de los 3000 euros. De ahí en adelante, todo lo que le queramos poner.
  5. Caballos: para algunos son los animales más adorables del mundo y sin duda uno de los deportes con más años de historia. Sin embargo, ya sea como hobby o como actividad deportiva, sale realmente caro. Comprar un ejemplar puede alcanzar fácilmente los 10.000 euros, y su mantenimiento mensual básico no baja de los 2000 euros. Seguramente sea mejor acudir a algunos de los servicios turísticos que suelen ofrecer rutas a caballo de vez en cuando, cuando nos pique el gusanillo, porque sino, la jugada sale demasiado cara.

Los que hemos mencionado anteriormente son solo algunos de esos hobbies que aún pese a formar parte de nuestras vidas diarias, porque en muchos casos tenemos estos servicios al lado de casa, y que a cada vez es más habitual verlos en ofertas puntuales para probar una vez en la vida, si se convierten en nuestras aficiones, hay que tener en cuenta que salen muy costosos. De hecho, cuestan tanto dinero que serían imposibles de mantener para la mayoría. Por eso son hobbies de lujo.

Imagen: Francisco Becerro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...