Ten cuidado con estas enfermedades laborales poco conocidas

Las enfermedades laborales actuales pueden ser peligrosas, incluyendo el tecnoestrés por la tecnología, el síndrome del ratón por el uso excesivo del ordenador o el síndrome «burnout». Asimismo, también podrías tener la enfermedad del edificio enfermo

Enfermedades laborales poco conocidas

Cuando escuchamos la palabra enfermedad siempre nos imaginamos un resfriado o algo producido por virus y bacterias; sin embargo, hay mucho más. Por ejemplo, hay dolencias y enfermedades producidas por nuestra mente, ya sea por el estrés o por el exceso de trabajo. Además, también hay dolencias físicas que se terminan convirtiendo en síndromes si no se corrigen.

De hecho, hay algunas enfermedades que se producen en el mundo del trabajo, la mayoría de ellas muy desconocidas para el gran público. Hoy hablaremos de las enfermedades laborales menos conocidas con las cuales tienes que tener cuidado.

Las enfermedades laborales poco conocidas que te pueden perjudicar si no tienes cuidado

En estos tiempos que corren, la tecnología es fundamental en nuestra vida diaria, especialmente en el trabajo. Eso sí, todos sabemos que esto puede ser muy estresante, especialmente cuando tenemos que consultarlo cada poco. Este se conoce como tecnoestrés, una patología laboral que consiste en el exceso de exposición a la tecnología. Es más, algunas personas hasta se despiertan por la noche para ver las notificaciones o su correo electrónico, haciendo que no descansen correctamente.

Esto puede derivar en otras dos patologías, siendo totalmente contrarias la una a la otra. La primera es la tecnofobia, es decir, el total rechazo a las nuevas tecnologías. En cambio, la segunda es la tecnodependencia, que es sufrir cuando no podemos usar el móvil o las redes sociales. Esta última no solamente se puede dar en el mundo laboral, sino también en el mundo del ocio.

Otra patología laboral es la del síndrome del ratón, siendo en este caso un problema físico. Esta patología consiste en molestias en los dedos de las manos, dolores de muñecas o incluso hormigueo por el uso continuo del ratón a la hora de trabajar con un ordenador. Otro síndrome parecido es el del dedo blanco, producido por las vibraciones del sector industrial.

Uno de los síndromes más es de síndrome de Tomas o de “estar quemado”, más conocido como “burnout”. Como su nombre indica, consiste en una persona que “está quemada”, es decir, que detesta su trabajo por no tener motivación, reconocimiento o por no cumplir sus expectativas. Este síndrome se da de forma gradual y termina trayendo desgaste físico y emocional.

Finalmente, tenemos la lipodistrofia semicircular o la enfermedad laboral por edificio enfermo. Esta patología se da por una falta de higiene postural y ergonomía del lugar, apareciendo franjas en el muslo, sensación de cansancio y sensación de piernas pesadas. Por ejemplo, unas mesas mal diseñadas o la contaminación del aire pueden producir este síndrome. Se detecta cuando estas personas se “curan” en períodos de vacaciones o cuando dejan el trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...