La mayor parte de los jóvenes que emigran por trabajo tienen educación superior

La generación mejor educada de España está condenada al paro, al trabajo precario o simplemente a buscar empleo fuera de nuestras fronteras porque de momento el país no lo crea

estudiantes

La verdad es que la desocupación juvenil es quizás el mayor de los problemas relacionado con el desempleo en España. Tenemos muchos, es verdad. Pero ese es el que más abulta, ya que hablamos de un porcentaje de desempleo superior al 60%, algo insostenible e imposible para una generación que ve truncado su futuro si no es aceptando que hay que vivir de los padres sin empezar una vida, aceptando empleos precarios con los que ganar experiencia, o la opción más factible; haciendo la maleta y emigrando, como un día hicieron nuestros abuelos.

Sin embargo, aquella generación que emigró tras la guerra, y la otra que escapó de España cuando aquí reinaba la dictadura de Franco, era muy distinta a la actual protagonista de una de las mayores crisis de trabajo por las que atraviesa España. Y es que los actuales emigrantes no son de aquellos de ir con una mano delante y otra detrás. No son aquellos pobres hombres y mujeres con muy poca formación que aceptaban los empleos que otros no querían en Europa, o que se atrevían a cruzar el charco para sacrificarse y en la mayoría de los casos acabar emprendiendo con los ahorros que tenían de su duro esfuerzo. Esta generación está formada, y la ha formado España, con educación pagada por todos nosotros.

El problema es que esa educación, que a esta generación de jóvenes le habían dicho que le abriría las puertas del futuro se ha convertido en el principal impedimento para encontrar el trabajo deseado. En estos tiempos en los que trabajo hay muy poco, tener un título no siempre sirve de mucho, menos aún si se va con las expectativas de cobrar como un profesional. Porque empleo precario sobra, y ahora ya ni se molestan en camuflarlo, porque las ofertas que tienen una remuneración de cero euros afloran en la red, e incluso hay quien tiene la desfachateza de cobrar por prácticas, asegurando ser la mejor empresa del sector.

Y es que no me extraña que así los jóvenes se decidan a hacer las maletas, y con un porcentaje del total que se han decidido a buscar trabajo fuera de España de más del 80%, creo que deberíamos preguntarnos cómo dejamos marchar así los talentos y el futuro que nos espera en un país que no contará con ellos. En fin, en esto no pierden ellos, pierde también toda la sociedad.

Imagen:  Universidad EAFIT

Vía: El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...