Becas trampa que endeudan a estudiantes sin recursos de por vida en España

El ministerio tiene un total de cinco años para reclamar becas. Y ese es el caso de la estudiante Lara, a la que hace cuatro le concedieron una por error, y su curso al parecer no era subvencionable. Ahora, suma intereses

error becas

Cada día me pregunto, a raíz de las noticias de actualidad y de casos como el de hoy en qué clase de país vivimos. Que clase de sociedad estamos construyendo en la que a las personas se las deja caer en la indiferencia de no tener siquiera para poder vivir dignamente y el Estado, aún a pesar de ser el culpable de todo, es el causante de muchos de estos daños irreparables y los persigue de forma misiva. Esta vez, hablamos de una beca que se concedió de forma errónea, y que cuatro años después de ser otorgada va a pasarle factura a la estudiante que la recibió.

Se trata de la historia de Lara Valdés Orillán, una estudiante sevillana que ha visto como su beca de hace cuatro años para un curso preparatorio de la prueba de acceso a un módulo superior de Formación Profesional, concedida por el MEC por importe de 2.651 euros ha sido declarada nula, porque dicha formación no tenía derecho a beca. Así, la joven recibió la carta del ministerio justo ahora, y en ella le animan a devolver la cuantía íntegra en un plazo de veinte días naturales. Lo que sea fuera de plazo supone el pago de intereses.

El ministerio de Educación al parecer ha hecho lo que la ley le permite. Gracias al indignante caso de Lara, que por cierto sigue estudiando y este año le han vuelto a conceder la beca MEC, en este caso para la Universidad, sabemos que el ente público puede retirar las becas hasta con cinco años de retraso. El problema es que en la mayoría de los casos, los estudiantes utilizan esos recursos para estudiar, y claro, cuando se le reclaman, y con una situación como la actual de paro elevado a las nubes, no los tienen. No hay trabajo y ese capital se utilizó para sufragar los gastos de los estudios.

A mi sinceramente, la historia de esta chica, como tantas otras historias que tienen que ver con casos de economías domésticas que ven como Hacienda y el Estado caen con todo su peso sobre sus maltrechas finanzas, me parecen más propias de un país no demócrata y no desarrollado que de una España de la UE. Así que ya que el gobierno está en plena fase de nuevas reformas, aprovecho a recordar plantearse la clase de país que estamos construyendo y el aviso de que la población puede revelarse ante tanta injusticia. Porque creo que ya hemos aguantado muchas como ésta.

Vía: El Mundo

Imagen: Universidad de Navarra

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...