Cremas antiarrugas por las que pagamos mucho y son poco efectivas

Lo barato sale caro. Dicen algunos. Porque al menos según la última investigación llevada a cabo por la OCU podríamos defender justo todo lo contrario, ya que la mejor crema antiarrugas es una de las más económicas.

cremas

De seguro que en más de una ocasión has oído a tu madre, o incluso a tu abuela decir que lo barato siempre sale caro. Se trata de uno de esos refranes a los que casi siempre acudimos para justificar nuestras compras de mayor calidad y en el que casi todos vivimos de algún modo convencidos de que si algo cuesta más será porque realmente es mejor. Sin embargo, creo que la crisis ha servido a mucho para verse forzados a comprar ciertos artículos más económicos, y descubrir con sorpresa como al final aquel dicho popular estaba errado. Al menos en algunos de los sentidos que pensaban era correcto. Y estos días esta de actualidad uno de los últimos hallazgos al respecto, en ese caso demostrado en el último estudio de la OCU.

Resulta que el mundo de la cosmética está plagado de todo tipo de potingues y soluciones que pretenden darnos esa eterna juventud y una belleza casi mágica. Y suponíamos que todos aquellos que no estaban a nuestro alcance, o se escapaban de nuestro presupuesto, se quedaban con una calidad por debajo de la media. ¡Gran error! Resulta que el último estudio de la asociación de consumidores ha venido a demostrar todo lo contrario, precisamente en el campo de las cremas antiarrugas, esas que llegado un tiempo parecen convertirse en el aliado especial de todas las mujeres y que encierran en sus pequeños frascos un elixir de juventud. Según la OCU la mejor crema antiarrugas no es ninguna de las más caras. ¿Sorprendido? Espera que te lo contamos todo a continuación.

Cremas antiarrugas a juicio

La Organización de Consumidores y Usuarios hizo un estudio entre 14 cremas faciales y la que tenía a la venta Lidl fue elegida como la más efectiva. Es decir, la crema antiarrugas que se ofrecía bajo la marca blanca del que se considera uno de los supermercados con mayores ofertas y promociones y que casi siempre se cuela en la lista de los más económicos, no solo resulto ser la más conveniente en precio, sino la que mayores resultados obtiene.

Evidentemente, tras la publicación del estudio, la crema antiarrugas de marca blanca multiplicó sus ventas y se agotó en gran parte de los supermercados de todo el territorio nacional. Y todavía a día de hoy es difícil encontrarla en las estanterías. Aunque si eres de los que quieres comprobarlo por ti mismo, busca la crema antiarrugas Cien en cualquiera de los Lidl que tengas por tu zona. A ver si en tu caso tienes la suerte que otros desean.

Evidentemente, las conclusiones del estudio no han pasado desapercibidas a unos y a otros. Desde Lidl se han apresurado a hacer comunicados explicando su sorpresa, pero al mismo tiempo su garantía de máxima calidad al mejor precio que les permite competir con otras marcas mucho más relevantes y con precios en otro nivel con el que no compiten directamente. Por otro lado, los representantes de las demás marcas de primer mercado, han tenido que dar explicaciones del hallazgo de la OCU. En la mayoría de los casos se ha hecho referencia a la innovación y al coste que esta supone y que luego deja la puerta abierta al uso de la misma por parte de marcas más económicas.

Quién gana es el consumidor

Creo que con este estudio el que sale ganando en todo este asunto es el consumidor, que recordemos se vuelve cada vez más selectivo e inteligente. De hecho, las marcas deben desarrollar nuevas y complejas estrategias para convencernos, ya que ahora la era del todo vale se ha terminado. En todo caso, aunque Lidl haya descubierto el éxito de este modo, estoy segura de que serán muchos más los consumidores que con este experimento se atrevan a probar cosméticos más baratos de los que hasta ahora huían por considerarlos, aún si haberlos tocado, de menor calidad por el precio al que se vendían. Diría casi que la OCU ha puesto sobre la mesa la reflexión en un mercado que hasta ahora conservaban en primera línea las marcas de primer mercado, a diferencia de otros sectores en los que cada vez más las marcas blancas ganan terreno.

Yo soy de las que tienen claro que antes de que algo me guste, tengo que probarlo. Y jamás he hecho ascos a nada por el precio que tiene. Es más, si está de oferta me lo llevo por si acaso acaba convenciéndome y supone un buen gasto mensual menos. ¿Y tú, eres de los que ya se dejaban tentar, o este estudio de la OCU te ha abierto los ojos en el ámbito de la cosmética?

Vía: 20 Minutos

Imagen: Chasqui (Luis Tamayo)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...