Compras de moda low cost ¿Sale caro lo barato?

Las compras en rebajas, o en los grandes almacenes que venden a bajos precios no son siempre la mejor opción a la hora de ahorrar en prendas de moda, ya que la calidad deja mucho que desear.

jeans

Probablemente en más de una ocasión por estas fechas, sobre todo con muchas tiendas con el cartel de Segundas Rebajas colocado, hayas presumido de la ganga con la que te has encontrado. Y aunque en nuestro blog nos encantan los descuentos, y somos de los que creemos que un consumidor inteligente y responsable sabe perfectamente localizar un buen precio cuando lo ve, la realidad es que en el mundo de la moda, no siempre apostar por lo más económico suele ser lo más rentable en un medio plazo. Y precisamente de ello, aprovechando que muchos de nuestros lectores están preparando o ya han comenzado sus compras por rebajas, hablamos del tema planteándonos si en las compras de moda low cost ¿Sale caro lo barato?.

Compras de moda low cost ¿Sale caro lo barato?

Comprar en rebajas no tiene nada de malo. Todo lo contrario. Sin embargo, hemos visto en nuestro blog que muchas tiendas utilizan la eliminación de las normas sobre rebajas para colocar artículos que poco tienen que ver con los saldos de toda la vida. Así, desde prendas pasadas de moda que en realidad poco uso van a tener, pasando por artículos con fallos de patronaje que requieren de arreglos o con fallos en el tejido se encuentran en el mismo stand que deberían estar las prendas de la temporada que está a punto de terminarse con descuento. Es por ello que en las rebajas, para que sean rentables, el consumidor debe prestar atención y poner los cinco sentidos en lo que compra. Aunque del tema rebajas, mejor te dejo que recuerdes lo que ya hemos dicho en un post anterior al respecto en el link que he colocado en la anterior línea.

El otro problema de las prendas low cost que acaban por salirnos más caras de lo normal es precisamente el de comprar moda en almacenes en los que el precio es lo único que se tiene en cuenta. No está mal recurrir a este tipo de tiendas, pero siempre se deben tener en cuenta las limitaciones a las que se está accediendo por el bajo coste. Así, si lo que quieres es una prenda que dure poco más que una temporada, porque la calidad en estos casos suele ser inferior a la media, o no te importa comprar unos zapatos que al final del invierno tengan que ser remplazados, porque prefieres atenerte a las modas que van y vienen, entonces no hay problema. En tu caso, por tu estilo de consumo, es probable que los almacenes low cost sean una buena opción. Sin embargo, si esperas que las prendas duren más, mejor apostar por otro tipo de compras en otros establecimientos. Más aún en época de rebajas.

Ojo a los chollos que no se avisan. En muchos casos los anuncios de la TV o de la prensa anuncian descuentos que luego, una vez vamos a la tienda resulta que no están y acabamos picando en prendas mucho más caras. O por el contrario, encontramos chollos que no se promocionaron en ningún medio, pero que tienen un precio muy bajo. Aunque no en todas las ocasiones, en algunas, esta estrategia se usa para colar prendas con fallos que el consumidor compra pensando que están rebajadas, y que no se podrían incluir como tal. Al final llegamos a casa con una prenda que tiene un fallo que nos impide quitarle partido, y en lugar de ahorrar hemos perdido dinero.

La moda cuando más moda…. A veces nos dejamos llevar por el impulso de que las tendencias de moda se encuentren al precio más bajo de todos. En ese caso, comprar una prenda no tiene mayor importancia, ya que aún queda mucho invierno por delante. El problema ocurre al comprar más de una. Porque con dos o tres meses que faltan de estación y con una moda que pasará precisamente porque es eso, una tendencia que no tiene que ver con los básicos, al final, por muy barata que nos salga la compra, no será rentable para nuestro bolsillo si apenas le vamos a dar un par de usos.

Hay que saber comprar. A veces, lo más barato conviene. Otras, no tanto. Y en cuestión de prendas que solo nos vamos a poner un día, como ocurre por ejemplo con bodas, o eventos especiales, el alquiler resulta también una opción de peso a seguir para evitar un gasto excesivo de dinero. Las tiendas de segunda mano también empiezan a posicionarse como una gran opción. Lo importante es que invirtamos mejor el dinero en moda, quedándonos con las gangas aún de baja calidad conociendo las limitaciones o apostando siempre por básicos en oferta, y por las prendas que queremos que nos duren de mayor calidad, aunque nos cuesten algo más.

¿Cuáles son tus trucos para ahorrar o mejor dicho para que la moda no se convierta en un gasto que por barato sale caro?

Imagen:  kellyhogaboom

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...