¿Cómo saber si el perfume que compramos es o no es falso?

En Navidad es más que habitual comprar perfumes, pero además de la tienda y el precio, hoy te damos algunos consejos para diferenciar los falsos de los de verdad

perfume chanel

La polémica de las falsificaciones, sobre todo ahora que con la crisis casi todos los consumidores buscamos ahorrar en prácticamente todos los sectores está más que servida. De hecho, hay varios reportajes de actualidad que tratan este tema, y no es la primera vez que las organizaciones de consumidores alertan sobre los peligros de hacernos con algunos productos falsificados, sobre todo aquellos que están en contacto con nuestra piel. Así que hoy, en nuestro blog de ahorro, queremos evitar que te den gato por liebre en el mundo de los perfumes, y te vamos a ayudar con algunos trucos a detectar si un perfume es falso o es original. ¿Te animas a este reto? ¡Pues vamos allá!

¿Cómo saber si el perfume que compramos es o no es falso?

Aunque resulte que son casi idénticos, porque de eso va precisamente la falsificación, de crear productos que se puedan confundir con el original, la necesidad de venderlos a un precio hasta 10 veces más bajo que el habitual en tiendas de los originales hace que sean varios los detalles que se les escapan a las mafias que se dedican a este negocio. Sutilezas que si el consumidor tiene a ojo, conseguirán hacerle ver de un modo simple si se encuentra ante un producto original o ante una burda imitación falsa. Toma nota de estos consejos, porque con ellos sabrás si el perfume que tienes delante es o no es falso.

El envase de cartón: aunque sea en lo que menos nos fijamos, o al menos eso es lo que nos parece, lo cierto es que las marcas lo tienen muy presente. Así la calidad de un original se nota. ¿En qué? Acabados brillantes, cero imperfecciones en el cartón o llamativos colores que en ningún caso resultan dañados o descoloridos son buenas señales de que se trata de un original.

El celofán que cubre el envase: en realidad es otro de esos detalles a los que en principio ni caso hacemos. Sin embargo, como ocurre con lo mencionado anteriormente es algo que las marcas tienen muy presente a la hora de lanzar sus propios productos. Si ves que se despega, se rompe con facilidad o hace ruido al tocarlo, desconfía, ya que es muy probable que estés ante un perfume falsificado.

Etiquetas: resultan fundamentales para distinguir productos originales de los copiados. En realidad, por normas europeas, los ingredientes deben estar desglosados. Sino están en la caja y no hay folleto interior, el perfume no es original. Pero si no están en español, muy probablemente tampoco, o al menos es una edición que no ha sido pensada para vender en España. También es conveniente fijarse en los números de lote, el número de trazabilidad y el código de barras. Si falta uno o varios, no cabe duda de que el perfume que tienes delante es una copia mala del original que buscabas

Consejos de siempre para evitar comprar falsificaciones

Para evitar que te vendan gato por liebre, algo que en tiempos de crisis parece haberse convertido en bastante común, lo mejor es que compres tus perfumes siempre en tiendas, webs o negocios de los que te fíes. Es decir, si alguien te ofrece en el mercadillo, en la calle o en un sitio online que no conoces y del que no hay opiniones en la red la marca de perfume que más te gusta costando mucho menos dinero, es un buen momento para desconfiar, porque muy probablemente estés cayendo en el clásico timo de un producto falsificado que se hace pasar por el de verdad.

Aunque pudiera parecer que vamos contra la norma del ahorro, el precio es una buena señal para distinguir un producto falso de uno original. Salvo muy pocas excepciones como ofertas puntuales, ediciones económicas o tiendas libres de impuestos, por lo general un perfume que se vende muy por debajo de su precio habitual no suele ser original. Y por mucho que el vendedor jure y perjure que lo es, las posibilidades se remontan casi a cero.

En caso de que quieras un perfume parecido al que tanto te encanta, pero que por su alto coste no te puedes permitir, lo mejor es que recurras a las muchas franquicias que ahora imitan aromas, pero que los venden precisamente con una marca que no intenta copiar al original. Vamos, perfumes low cost parecidos en fragancia a los que nos gustan. Todos estos productos que se venden en tienda están certificados y no suponen ningún peligro para la salud, lo que es un gran riesgo que nos evitamos y que si optamos por comprar perfumes falsos corremos en muchos sentidos. Así que estas Navidades mejor no nos arriesguemos y pongamos los cinco sentidos para detectar los que son imitaciones que no nos convienen en el mundo de los perfumes.

Imagen:  simbiosc

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...