¿Son tan chollo las ofertas de compra en grupo de Groupon o Groupalia?

Las compras grupales se han puesto de moda. Aunque estas ofertas tienen una gran acogida en el público, también levanta una buena cadena de protestas ¿Son un buen chollo o no lo son?

cupones de descuento

Las webs de descuentos grupales llegaron para quedarse. Las que fueron pioneras en el asunto, como Groupon o Groupalia vieron enseguida como se copiaba su idea a base de plantillas muy similares a las que ellos utilizan y con las mismas técnicas. Poco a poco llegarían las webs especializadas en descuentos por sectores o localizados, y también alternativas que hiciesen la vida más fácil a los anunciantes. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y detrás del modelo de negocio se esconden también algunos puntos oscuros a los que los usuarios hacen referencia en reiteradas ocasiones. Hoy es a estos a los que prestamos atención en nuestro blog de ahorro A Fin de Mes.

Mientras que para algunos usuarios las ofertas que vemos en las webs de descuentos por compras en grupo son la panacea, y la mejor manera de disfrutar del ocio y de los muchos productos y servicios que ofrecen; para otros se han convertido en una verdadera pesadilla. Los principales motivos de quejas por las webs de descuentos están asociados al alto coste que le suponen al anunciante y también al escaso atractivo de la oferta, resultando los descuentos que anuncian realmente de ficción. A continuación analizamos estas dos variables, y vemos cuánto puede haber de cierto en todo ello.

Excesivas comisiones

Las comisiones a las que han hecho referencia muchos anunciantes que les cobran estas empresas parecen ser las de rebajar el producto de cara al cliente y asumir además que la compañía que les hace la publicidad se quede con nada menos que un 50% de ese precio. Es decir, que no solamente no hay ganancia como muchos ya pensábamos, sino que en realidad venden los descuentos a pérdidas. A eso hay que sumarle el hecho de que los cupones de descuento apenas suponen fidelidad a la marca o al sitio. Así que para muchos es una verdadera pérdida de tiempo apostar por este tipo de iniciativas y no es la primera vez que las consideran como estafas. Aunque es cierto que estafa es otra cosa, a mí particularmente me parece un alto precio a pagar.

Precios surrealistas

Pero si por un lado las empresas y comerciantes tienen sus reticencias acerca de las webs de descuentos, los compradores también expresan sus quejas, y en este caso particular, parece que lo que más se critica es el precio surrealista de muchos productos. En el ámbito tecnológico, ocurre un poco lo que pasa con las promociones de los diarios. En tiendas como Groupon o Groupalia vemos objetos made in China que por aquí no se comercializan con un precio original que al menos por especificaciones y marca no se corresponde con la realidad que debería ser. Lo mismo ocurre con algunas ofertas turísticas, que si se echa un vistazo en los buscadores normales se consigue el mismo precio que en estos sitios dicen que tiene una rebaja del 80% y en realidad no es cierto.

Todo esto hace que muchos consumidores se sientan engañados con estas webs. El ahorro a veces es importante, pero que no sea real, es decir, que no se corresponda con lo que de verdad rebajan, y que además hagan que este tipo de chollos sean perjudiciales para los negocios potencia la pérdida de interés que un día generaron en los usuarios por la promesa de ahorrar mucho explicando el fenómeno de lo que un gran grupo de personas puede conseguir. En este caso, vale más la tesis de que al final la ganancia en el descuento se la llevan estas webs y dejan tanto al vendedor como al comprador en un lugar muy mejorable.

Ya por último, y esto ya lo digo como conclusión de compradora que utiliza este tipo de servicio, cada día veo muchas cosas que no valen la pena, es decir, demasiados objetos de relleno que parecen estar ahí más por ampliar catálogo que por hacer que el consumidor encuentre lo que busque. De hecho, particularmente me parece que muchas de estas webs se están convirtiendo en una especie de teletienda online que no va por muy buen camino y ha perdido el objetivo con el que nacieron.

Es más, diría que muchas tiendas y muchos consumidores están actualmente demandando un nuevo negocio de éste tipo que potencia una ganancia justa en la que el consumidor se lleve más parte de ventaja en el descuento, y que al tiempo sea más selectiva con el tipo de contenidos que vende. Veremos si nace la idea, o si seguimos por el mismo camino…

Imagen: Azlan DuPree

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...