Más jubilados investigados por hacienda por no declarar su pensión

Estamos viviendo una campaña de acoso y derribo al ciudadano. En lugar de hacer recortes de asesores y cargos políticos, el gobierno busca a cómo de lugar al ciudadano de a pie.

pensionistas

Cualquier día. Probablemente el menos pensado, España va a explotar. El caldo de cultivo que llevan tiempo sembrando puede ser un verdadero polvorín. Los informes independientes confirman que la situación de las finanzas familiares no puede estar peor. Un vistazo a la calle para oír las quejas que se repiten sin cesar, basta para darse cuenta de que más, no se nos puede pedir. Los datos que nos venden como la panacea no son sino otra demostración de que el ciudadano de a pie es y sigue siendo quién paga la crisis. Pero parece que no hemos tenido bastante. La cosa va a más. Ahora Hacienda investigará a otros 27.000 jubilados, por sospecha de no haber declarado sus pensiones del extranjero.

Se trata en todo caso de españoles retornados de otros países por la emigración del pasado, o de extranjeros que ahora tienen su residencia en España. Aún así, como si lo fuésemos a dudar los españoles, desde el ministerio de Hacienda han querido dejar claro que no se trata en ningún caso de una campaña de acoso y derribo, y que se tendrá en cuenta de forma particular cada caso para evitar daños patrimoniales a los pensionistas que hayan hecho las cosas como manda la ley. Sinceramente, esto en un país serio no pasa. Si hay fraude, nadie se justifica. El problema es que todos sabemos que las leyes últimamente van por decreto y para cazar a los mismos tontos de siempre. Mientras tanto, los de las cuentas suizas millonarias, y los pagos en negro, se quedan sin castigo.

Yo creo firmemente en el concepto de solidaridad en el pago de impuestos. Pero creo que se debe perseguir de verdad a quién ha defraudado. Y sobre todo, se deben poner los medios a disposición del ciudadano para facilitarle las cosas, la vida, y sobre todo para evitar errores. Lo que no se puede hacer es cambiar las leyes de la noche a la mañana, y exigirle más al que menos tiene. Al final, con el esfuerzo fiscal que hacemos los españoles, y sin apenas servicios públicos disponibles con todos los recortes que tenemos, si evitásemos tantos cargos políticos que nadie sabe para qué sirven, hubiésemos ya recuperado el país y nuestras vidas. En cambio, lo que vemos es más movimientos en el sentido contrario. Más ataques a una ciudadanía que empieza a estar cansada de la corrupción y del ataque directo.

Imagen: scarabeo150

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...