Una cocina solar

una-cocina-solar

Utilizar una cocina solar tiene muchas ventajas, la primera  y la más evidente es, por supuesto, el ahorro de energía; pero también en una cocina solar la posibilidad de quemar la comida es remota, es segura y saludable pues no hay ni gas, ni fuego, ni humo; las cocinas solares alcanzan la temperatura idónea para cocer los alimentos conservando sus nutrientes.

Una cocina solar no se consigue en cualquier tienda, pero puedes fabricarla tú mismo con sencillos elementos y muy poco dinero. A lo mejor al principio no es tu cocina principal, pero con el tiempo te convence y pasas del gas o la vitrocerámica.

Existen básicamente tres tipos de cocinas solares: parabólicas, de paneles o de caja. Las primeras, son las más rápidas y eficientes, sin embargo; su diseño (una parábola como lo indica su nombre) no es el más práctico y son las más complicadas de armar. La de paneles son sencillas de construir, seguras pero su eficiencia es menor. La de caja es sencilla y alcanza altas temperaturas con facilidad permitiendo cocinar una variedad de alimentos de manera simultánea en su interior.

Internet está lleno de manuales para construir cocinas solares, los que considero sencillos y recomendables son:

Si te animas a constuir y probar tu cocina: cuéntanos tu experiencia.

Vía | Ecotips

Foto | María Hsu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...