Pequeños hábitos para ahorrar en la factura eléctrica

Podría comenzar diciendo que lo primero que tenemos que tener en cuenta es no tirar el dinero por la ventana y nunca mejor dicho. Es decir, una vivienda con un buen sistema de aislamiento gasta hasta un 40% menos que otra vivienda que esté menos protegida.

Y es que, las pérdidas de calor se producen precisamente por rendijas y ventanas. Claro que hoy en día en viviendas nuevas contamos con un doble acristalamiento con los llamados climalit, sí así no fuera, tapa las rendijas con plásticos adhesivos y procura cerrar siempre persianas y cortinas, para que el calor no se ‘escape’.


Otra de las medidas que podíamos aplicar para intentar ahorrar en la factura eléctrica, sobre todo en invierno, es ventilar lo necesario. Es decir, lo justo para limpiar el hogar y que las moléculas contaminantes salgan de la vivienda, pero sin tener las ventanas largamente abiertas para evitar fugas de calor.

Por otro lado si eres de los que tienes secadora, un electrodomésticos que mayormente no es un ‘imprescindible’ en el hogar, limita su uso y cuando lo utilices que sea con ropa bien centrifugada, no mezcles prendas de algodón con otras que sean más pesadas, como puede ser la lana, y elige la opción, punto de planchado, que es un programa más corto y finaliza antes, con lo cual, el consumo es menor.

Imagen | solostocks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...