Cómo ahorrar dinero en la calefacción de forma fácil

Si te preocupa encender la calefacción por el gasto que ésta supone en tu factura eléctrica, deberías tener en cuenta algunas de las propuestas que te hacemos hoy para reducirla sin pasar frío.

calefaccion

Seguramente con el frío que está haciendo en buena parte de España, a más de uno nos haya dado un buen susto la factura de la luz, o del gas, por la calefacción. Está claro que no se trata de morirse de frío, pero ahorrar dinero en esto en invierno requiere de ciertos trucos que garanticen que toda la instalación está en perfectas condiciones para que no gaste más de lo necesario, así como algunas consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de que no se nos escape ese calor que generamos. Todos esos consejos, te servirán para ahorrar dinero en la calefacción de forma fácil.

El ahorro de dinero en la calefacción depende mucho del combustible que ésta utilice, ya que como sabes, la factura de la luz ha subido, y por lo tanto, aunque apliques estos consejos, no conseguirás ahorrar tanto dinero, porque estarás pagando más por el consumo. Aún así, de lo que se trata es de no pasar frío, y al mismo tiempo, limitar ese consumo en la medida de lo posible, y de eso van las propuestas que te hacemos a continuación para un invierno con un gasto moderado en radiadores. ¿Te animas a conocerlos?

  1. Revisa tu instalación: es quizás el consejo más básico. Si tu instalación no funciona a la perfección, podría estar consumiendo mucho más de la cuenta para hacer el mismo trabajo. Ten cuidado con esto para evitar que se te escapen todos esos euros en el consumo sin necesidad alguna. Podrías ahorrarlos y destinarlos a cualquier otro capricho o dejarlos para imprevistos, que sería mucho mejor ¿No te parece?
  2. Renueva tu instalación si es muy antigua, y consume más de lo normal actualmente: la verdad es que si la instalación es vieja, no estará equipada con las últimas tecnologías que permiten un ahorro de energía importante. Si todavía funciona, y no acaba de compensarte el cambio, entonces espera. Pero si gastas demasiado, y el mantenimiento que requiere es excesivo, quizás ha llegado la hora de cambiarla. Ten en cuenta que muchas compañías ofrecen financiación para nuevas instalaciones y que en muchos casos puede salirte a muy buen precio.
  3. Purgar los radiadores: aunque parece un consejo muy básico, no siempre lo hacemos. No purgarlos implica que los radiadores no calentarán como es debido, y que además, podrían deteriorar toda la instalación en general. Así que, aunque sea de los básicos, procuremos que no se nos olvide para alargar su vida y para hacer la factura del invierno un poco más llevadera.
  4. Controla la temperatura: la temperatura del hogar hay que controlarla bien. De hecho, es mejor tener la calefacción a unos grados razonables como podrían ser 21, que hacerlo al máximo durante muy poco tiempo. En ese sentido, si crees que el regulador actual no funciona cómo debería, deberías pensar en sustituirlo por otro que si haga bien su trabajo. A veces es aquí donde se encuentra la explicación a un consumo elevado sin razón.
  5. Utiliza válvulas de calor: para conseguir una mejor distribución del calor, puedes optar por válvulas de calor en cada uno de los radiadores. Con ellas podrías conseguir que en una habitación haya más calor que en la otra, ya que no siempre necesitamos la misma temperatura en todas las estancias. ¿No te parece? En el mercado pueden conseguirse por poco dinero.
  6. Cuidado con tapar los radiadores: aunque seguramente será una buena manera de que la ropa se seque pronto, lo cierto es que al tapar el radiador, impides la circulación del aire de la forma habitual. De esa manera, te encuentras con que estás gastando energía sin obtener realmente el calor que necesitas para tu hogar, desperdiciándolo. Así que cuando enciendas la calefacción, revisa bien y busca otro método para secar la ropa.

Ya ves que los consejos que te hemos dado hoy para ahorrar dinero en calefacción no son nada complejos de llevar a la práctica, y tan solo hace falta un poco de cuidado y recordarlos siempre para conseguir que se note en la factura de la energía que utilices para calentar el hogar. Además, si utilizas radiadores pequeños, ten cuidado con el consumo que tienen, ya que en muchos casos, los ventiladores de aire caliente tienen uno realmente elevado, el cual podría hacer que tu factura realmente se dispare y termines por pagar mucho más dinero en ella sin ninguna necesidad.

Imagen: Feans

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...