4 nuevas formas de recibo de la luz con la reforma eléctrica

La reforma eléctrica complicará las cosas a los consumidores domésticos que se encontrarán con hasta cuatro tipos diferentes de contratos a la hora de cobrar la electricidad.

recibo de la luz

Rizar el rizo. Así es como definiría yo lo que nos propone el gobierno con respecto a la nueva factura de la luz que llegará con la reforma eléctrica. De ella hemos hablado ya en numerosas ocasiones, pero por el momento, todavía no es una realidad. Sin embargo, las idas y venidas del ministerio hacen que esté siempre en las noticias de actualidad. En este caso, hoy sabemos un poco más de ella, aunque no hay nada que pueda decirse que mejore la mala perspectiva que teníamos de lo que estaba por venir. De hecho, yo diría que las cosas empeoran considerablemente porque ahora se materializarían hasta 4 nuevas formas de recibo de la luz con la reforma eléctrica.

Contratos que complican la vida al usuario

Si antes ya era difícil para la mayoría entender la factura de la luz y de dónde salían tantos números que se nos estaban cobrando, ahora va a ser prácticamente imposible. No solo porque no sabremos el precio del kw que consumimos sino hasta que se halle una media de lo que ha costado en el mercado, sino porque además habrá hasta cuatro modelos diferentes de cobrarnos la electricidad. Así quedarían las cosas si no hay cambios:

  1. Contadores analógicos: los que tengamos esta tecnología, que somos la mayoría de los usuarios, tendremos que acostumbrarnos a que las empresas que nos cobran la luz nos facturen cada kw del día por la media del precio de mercado que haya alcanzado la luz en ese día concreto. Y que luego nos echen la cuenta del mes.
  2. Contadores digitales: en este caso lo que nos encontramos es una media similar a la anterior, pero en su caso se calculará por hora. Eso significa que el mismo consumo con el método anterior y con éste variará la factura de la luz.
  3. Negociación individualizada: en este caso el contrato es de libre mercado y puede suponer que tanto la empresa que nos cobra la luz como el propio consumidor lleguen a un acuerdo sobre un precio fijo de kw por hora.
  4. Contrato cerrado a un año: las empresas que nos venden la luz podrían asumir un precio cerrado para nuestro contrato de la luz al año, el cual proratearían en los 12 meses o en 6 períodos de dos meses cada uno. Ese precio sería el que nos deberían cobrar siempre si nos decidimos por esta forma de contratación, independientemente del precio del mercado.

Vía: Cinco Días

Imagen: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...