La factura simplificada: entendiendo los nuevos tickets comerciales

La factura simplificada es un nuevo concepto de la ley antifraude que sustituye a los tickets y que hace que el cliente pueda desgravar incluso montos pequeños

factura-helado

Estos días los comerciantes y autónomos tienen un buen revuelo en sus negocios. Y es que a pesar de que la normativa entró en vigor el 1 de enero de 2013, muchos ni se enteraron de los cambios que suponía. Y no es de extrañar, con tanta nueva norma, y con tantas reformas no hay quien se aclare. Pero claro, el problema fundamental es que con esto de la normativa no se juega, y hay que ponerse al día si no se quiere incurrir en sanciones. Así que a continuación vamos a hablar tanto al comerciante y autónomo que nos sigue, como a los consumidores en particular de la factura simplificada, que sustituye al ticket de compra común.

En realidad, la factura simplificada es un ticket de compra, o sea, que sale de la máquina como hasta ahora, pero que incluye datos que no se habían pensado hasta el momento, y que ha hecho que muchos comercios tengan que cambiar sus máquinas. Por cierto, si aún estás en ello, busca máquinas registradoras alfanuméricas, que son las que te permitirán adaptarte a la nueva norma. Pero dicho esto, vamos por partes a enternder la factura simplificada, atendiendo a los casos en que se usa y los datos que debe contener.

Datos de la factura simplificada:

  • Fecha de la factura.
  • Número de factura.
  • La fecha en que se han efectuado las operaciones si ésta es distinta a la fecha de la factura.
  • El NIF, DNI o razón social del emisor de la factura.
  • La descripción de los bienes o servicios que se han facturado.
  • El tipo de IVA que se aplica desglosado incluso si hay más de uno en la misma factura simplificada.
  • El importe total de la factura

Sentido de la factura simplificada:

Aunque se supone que la factura simplificada quiere ser una especie de control sobre el fraude fiscal de comercios, lo cierto es que no es más que un ticket con números y fechas. Por lo tanto no creo que vaya a suponer una verdadera herramienta en este sentido. Por otro lado, se supone que con este sistema se hace más sencillo que el usuario pueda desgravar bienes y servicios, pero no es tampoco del todo cierto, ya que para que esto pueda hacerse con la factura simplificada tiene que colocarse en ésta el nombre y apellido así como el DNI de la persona que la va a utilizar para desgravar.

Usos de la factura simplificada

La factura simplificada sustituye al ticket y por tanto todas las operaciones comerciales al por menor van a entrar dentro de esta nueva tipología, siempre que no superen los 3000 euros en ventas al por menor. En caso de ventas a otros empresarios o a profesionales, el importe se reduce a los 400 euros, y en caso de superarlo habrá que realizar una factura completa.

Imagen: Quenerapú

Vía: Consumer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...