Gastos que no le damos importancia pero que son gastos anuales

Gastos de farmacia que no controlamos, el agua que no miramos y los hábitos con los electrodomésticos que se nos van de las manos, nos puede disparar el presupuesto mensual.

electrodomesticos

Nos gastamos una media de 122 euros al año en productos farmacéuticos, aunque la media puede subir hasta los 164 euros entre las familias que residen en municipios de más de 10.000 habitantes. Sin embargo puedes reducirlo apostando por los medicamentos genéricos. Estos tienen los mismos principios activos que los convencionales pero su precio puede ser hasta un 60% más ventajoso porque se comercializan una vez que la patente del medicamento original ha caducado. Los genéricos pasan los mismos controles que el resto de los fármacos y están reconocidos por el Ministerio de Sanidad, por lo tanto, apostemos por ellos y así reduzcamos el presupuesto.

¿Has cronometrado alguna vez el tiempo que pasas en la ducha? Si es un no, deberías saber que alrededor del 30% del consumo de agua lo invertimos en el aseo. Si eres de los que están en 5 minutos y cierra el grifo mientras se enjabona, enhorabuena, pero si eres de los que se pasa 20 minutos, haz examen de conciencia. Porque estás gastando 240 litros pudiendo hacer lo mismo con 60 litros. Y ya no es solo por el ahorro, tener una actitud sostenible también beneficia.


En cuanto a los electrodomésticos hay trucos que funcionan la mar de bien y nos hacen ahorrar en consumo. Prueba con los medidores de consumo, esos aparatos que se conectan entre la toma de corriente y el electrodoméstico. Puedes descargar los datos en el ordenador para hacer comparativas y detectar picos de consumo. Además, cuesta 20 euros pero te permitirá tener una aproximación del consumo real. Por otro lado si tienes el frigorífico vacío, coloca recipientes con agua fría dentro. Ya que si está muy vacío necesita de consumir más energía para mantener la temperatura. Lo mismo ocurre con el congelador. Introduce bolsas de hielo y mejorarás su eficacia.

Un buen truco para ahorrar energía es establecer un día para hacer la colada y ponerla una detrás de la otra. De este modo la lavadora conservará el calor de la sesión anterior y no tendrá que producirlo de nuevo a través de la resistencia eléctrica.

Imagen | ofernandezberrios

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...