Gana espacio en el trastero: deshazte de todas estas cosas que ya no sirven

Por mucho que nos empeñemos en decir que no tenemos espacio, estoy segura de que todos acumulamos muchas de las cosas que detallamos hoy y tendrían que estar en la basura.

trastero

Muchas veces ciertas actitudes nos ayudan a ser mucho más productivos, y esto hace que nos ahorremos tiempo, espacio y dinero. La verdad es que creo que por muy organizados que seamos, hay ciertas costumbres que no perdemos y la de guardar cosas por si un día nos hacen falta puede acabar por convertirse en una maniática fórmula para que el trastero termine siendo un verdadero desbarajuste en el que encontrar algo se convierte en una búsqueda del tesoro. En este caso, queremos hablar de todas esas cosas que en algún momento pusiste allí, porque podrían haberte servido, pero que con el paso de los años han perdido su razón se ser.

La propuesta que te hacemos hoy desde A Fin de Mes consiste precisamente en limpiar todo eso, tirando a la basura, reciclando, donando, o vendiendo en tiendas de segunda mano todo aquello que no te hace ya más falta, y que lo único que está haciendo es estorbar. Quizás el hecho de que estorbe no te parece suficiente como para ponerte manos a la obra, pero ¿recuerdas la última cosa útil que pusiste allí? ¿Dónde está exactamente? ¿Qué pasará cuando realmente la necesites? Pues perderás tiempo, y puede que dinero en caso de que se trate de algún documento o embalaje que puede impedirte hacer una reclamación o dar explicaciones. Así que mejor no seguir buscando excusas, y empezar a quitar todo lo que compone el listado que sigue ya sea del trastero, del desván o del armario que nadie usa.

Cosas que guardamos y no sirven tras un tiempo

  • Cajas de productos de electrónica e informática: cuando abrimos un nuevo gadget, el nuevo ordenador, o el último electrodoméstico que instalamos en casa, solemos guardar las cajas en las que vienen, e incluso, si lo hemos comprado online, la caja exterior que se utiliza en el envío. Todo eso lo hacemos por lo que pueda pasar en el futuro, y para asegurarnos de que podremos solicitar a la compañía la devolución o arreglo si algo sale mal. El razonamiento es perfecto, pero si las cajas de cartón llevan más de dos años en el trastero de la casa, o simplemente ni te acuerdas de que eran porque lo que has comprado ya no está en tu hogar, ha llegado el momento de decirles adiós y liberar el espacio que ocupan.
  • Facturas y recibos para las garantías: pasa un poco como lo que ocurre con los manuales. Guardamos todo, y en este caso, es perfecto hacerlo porque nos evita problemas. Sin embargo, la garantía de la mayoría de productos es de solo dos años, por lo que después de esa fecha, todos esos papeles no tienen ninguna utilidad. ¡Toca reciclarlos!
  • Manuales de electrodomésticos o similares: aunque tengamos al señor google para resolvernos cualquier duda, y la mayoría de marcas coloquen en internet manuales de sus propios dispositivos, nos encanta el papel. Estoy segura de que muchos de esos manuales ni siquiera fueron ojeados una vez, pero no importa, solo por el por si acaso, los hemos guardado. No sirvieron cuando el objeto era nuevo, ni van a servirte ahora. De hecho ¿segura que ese electrodoméstico o accesorio sigue en casa, o ya se ha estropeado y lo has sustituido? En este caso, si queremos hacerle un favor al medioambiente, lo mejor será echarlos todos al contenedor de papel.
  • Cables, cargadores y accesorios varios: es cierto que de un tiempo a esta parte, salvo pocas excepciones como las de los productos Apple, nos encontramos con cargadores universales para casi cualquier tipo de dispositivo. Pero eso no ha sido siempre así, y estoy convencida de que tienes una caja, una cesta, o cualquier otra cosa en la que has ido guardando todos esos cables que a día de hoy, no tienen ningún uso. En este caso, lo más conveniente es volver a revisar por si acaso alguno todavía está vigente, y los demás, reciclarlos en alguna tienda de telefonía que ofrezca este servicio. ¿No te parece?
  • Máquinas deportivas que no han funcionado: puede que la hayas comprado y simplemente te haya aburrido, o que sea uno de esos objetos clásicos de la teletienda en la que más de una vez hemos insistido no aportan resultados. De todas maneras, si lleva años ahí guardada, no creo que vayas a sacarle partido por arte de magia un día cualquiera. Así que ha llegado el momento de deshacerse de ella. En este caso, puede que lo más conveniente sea llevarla a una tienda de segunda mano. No te darán mucho, pero ya será más dinero que el que te daba acumular polvo sobre ella por no rescatarla jamás.

Imagen: Nacho

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...