Estos 6 trucos te ayudan a ahorrar en la factura de la luz

Pensar en usar más racionalmente los electrodomésticos y hacer algunos ajustes a los equipos electrónicos para que consuman menos energía puede ayudar a ahorrar dinero en la factura de luz.

03Pasos para evitar altos precios en la factura de electricidad

Tan solo con modificar unos simples detalles en tu vida cotidiana puedes lograr ahorrar una importante cantidad de dinero en tu factura de la electricidad. Haciendo un uso más racional del ordenador y los electrodomésticos y aprovechando mucho más la luz natural disponible en tu hogar, entre otras claves, podrás reducir la temida cantidad final de la factura de la luz, algo que beneficiará de forma considerable a tu economía doméstica.

Reducir el consumo de electricidad no sólo es un asunto con implicaciones personales o familiares sino que trasciende a un nivel global ya que puede impactar de forma muy positiva en el medio ambiente. Pero ante los últimos grandes incrementos de precio por el uso de esta energía es una necesidad urgente recortar el gasto de luz para mantener a raya la economía de tu hogar.

6 trucos para reducir la factura de la luz

Teniendo en cuenta esta premura, a continuación se presentan algunas respuestas que pueden contribuir de manera significativa en la meta de ahorrar en la factura de luz. Son trucos que, con un poco de disciplina, serán muy efectivos si se siguen lo más fielmente posible.

1. Google negro

Puede parecer un simple detalle, pero si cambiamos el fondo de nuestro buscador en Internet al color negro estaremos ahorrando energía. GoBlack aparece como el buscador oficial de Google en negro. También está Negroogle que realiza búsquedas usando el motor de Google pero con fondo oscuro.

Algunos estudios han demostrado que el monitor consume más energía si la pantalla es blanca o de otro color claro en comparación a una negra, se estima que con esta última se logra hasta un 20% de menos gasto, por lo que han recomendado usarla como página de inicio a pesar de que sea mínimo lo que se pueda economizar.

2. Reducir el brillo de las pantallas

Otra clave para ahorrar electricidad es bajar el brillo de las pantallas de los equipos. Si en el balance de la pantalla del móvil reducimos la luminosidad, la batería rendirá por mucho más tiempo y, por lo tanto, el teléfono no requerirá de una carga tan frecuente. También se puede disminuir el brillo en la pantalla del ordenador e incluso configurar el sistema para que la pantalla y el disco duro se apaguen de forma automática cuando no se detecte actividad en el ordenador portátil. En los televisores también es posible equilibrar el brillo para que se reduzca un poco el consumo de energía. Pequeños ajustes a muchos equipos podrán tener al final un impacto visible en la factura.

3. Desenchufar los cargadores

Es común ver los cargadores conectados a la toma de corriente sin que se estén usando, pues esto también consume energía que no se está utilizando realmente. Aunque es un consejo que se repite por distintas vías sigue ignorándose, por pereza o por el estrés con el que se vive día a día. Es imprescindible desenchufar el cargador una vez que la batería del teléfono esté completa si se quiere contribuir a un ahorro a largo plazo, porque son pequeños consumos innecesarios que si se repiten diariamente se convierten en un derroche de dinero por simples descuidos.

4. Prescindir del secador

Aunque algunas mujeres están atadas a él y no pueden dejarlo tan fácilmente, quizá hay que empezar a ver al secador como un electrodoméstico prescindible porque es uno de los que más consume energía. Como su sistema se vale de una resistencia eléctrica, necesaria para generar calor, es bastante grande el gasto de energía al usarlo, al igual que la plancha o el calentador de agua. Por ello, es aconsejable dejar secar el pelo al aire libre aprovechando los días de verano.

En el caso de la plancha, recomiendan repasar la mayor cantidad de prendas en una sola vez ya que al encenderla regularmente se incrementa el gasto. Por ello, es contraproducente enchufarla diariamente para planchar una o dos piezas. Puedes fijar uno o dos días a la semana para planchar toda la ropa que tienes acumulada.

5. Reguladores y bombillas

Según estimaciones, se puede economizar hasta un 50% de la potencia si se usa un regulador de voltaje y con él se puede controlar la intensidad de luz según el ambiente que se quiera conseguir. Además, el regulador evita los daños a los aparatos eléctricos a causa de bajones de energía y con ello se ayuda a alargar la vida de los equipos. También, con el regulador se ahorra energía porque no permite que los equipos se reinicien en caso de algún apagón de electricidad o caída fuerte de energía.

También, si aún no lo has hecho es muy recomendable reemplazar las bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo o fluorescentes que consumen menos energía, son más duraderas y brindan una mejor iluminación de los ambientes. En el mercado podrás encontrar una amplia selección de bombillas de bajo consumo que se adaptan perfectamente a las necesidades de tu hogar.

6. Apagar calefacción

Uno de los hábitos necesarios para mantener limpia y saludable la vivienda es ventilarla. Se recomienda airear las habitaciones por unos 10 minutos. Durante el verano es recomendable apagar el aire acondicionado y en invierno desactivar la calefacción central para que no se desperdicie energía. Asimismo, se debe evitar dejar la calefacción encendida todo el día y derrochar energía si nadie está en casa. Con un termostato programable se puede planificar el momento que se encienda para llegar al hogar y encontrar una temperatura agradable.

Para reducir tu factura de la luz estos seis consejos son especialmente útiles, pero, además debes recordar que para que estas ideas logren su objetivo tienes que implicar a todos los miembros que viven en casa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...