¿Gas o inducción en la cocina?

gas-o-induccion-en-la-cocina

Si se trata de ahorro y eficiencia surge la pregunta: ¿gas o inducción en la cocina? y es que ahora el mercado ofrece una variedad de alternativas que no es fácil decidirlo.

Decidirnos por gas o inducción en la cocina puede ser una gran diferencia en cuanto a ahorro tanto de tiempo como de dinero.

La inversión en una cocina de gas sin duda es más baja que pensar en adquirir un sistema de vitrocerámica tradicional o por inducción, éste último aún más costoso. El gas es mucho más barato que la energía eléctrica así que usando ya sea gas butano o natural gastaremos menos dinero que si usamos la electricidad. Una clara desventaja de las cocinas de gas es que requieren de mayor esfuerzo para ser limpiadas.

La vitrocerámica por su parte ha sido totalmente revolucionada desde que llegó la inducción con enormes ventajas: aceleración del tiempo de cocción, disminución del riesgo de quemaduras, limpieza rápida y fácil. La enorme desventaja es su alto coste sin embargo a la larga puede compensarse con el ahorro de energía que representa su instalación. Los nuevos modelos tienen varias velocidades con la idea de poder cocinar muy rápido o bien emulando un «fuego lento»; esta es una clara innovación surgida de las fuertes críticas hechas en ese sentido a la vitrocerámica tradicional, el problema de la velocidad baja de cocción es el alto consumo energético.

¿Qué elegir entonces? La respuesta no la esperaban sin duda: la unión hace la fuerza y sin duda la mejor alternativa es adquirir un sistema combinado que incluye un par de fuegos y una placa vitrocerámica de inducción. El coste será menor al adquirir una sola placa que podrás usar cuando de cocinar rápido se trate y podrás recurrir al gas cuando necesites cocinar a «fuego lento».

Vía | Repsol

En A fin de mes | Ahorrar energía en la cocina: consejos

Foto | Cristián Arriagada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...