Desventajas de los contratos de alquiler con registro público

Hacer un registro público del contrato de alquiler implica que la ley respalda a inquilino y casero, pero también unos costes que dependiendo de la duración y renta, no siempre compensan.

alquileres

Pese a que la nueva ley para los arrendamientos ha puesto las cosas más fáciles a los propietarios incentivando que se coloquen las viviendas vacías en el mercado del alquiler para así satisfacer también una demanda que aumenta, no son todo ventajas, ya que para beneficiarse de todas las novedades hay que cumplir con el requisito de inscribir en el Registro el contrato de alquiler, algo que tiene unos costes asociados que no siempre compensan la operación.

El coste de inscribir el contrato de alquiler se basa en primer lugar en el documento notarial que se debe hacer para transformar el documento privado en un documento público. Su valor real dependerá del coste asociado al alquiler en sí mismo y la duración que se estipule para el contrato de alquiler. A esto hay que sumar la inscripción en el Registro de la Propiedad, que también varía según la ubicación y la naturaleza del inmueble.

En el caso de contratos de alquiler de una duración a medio o largo plazo y con una renta que sea al menos considerable, a todas luces compensa la inscripción en el registro público. Pero cuando hablamos de contratos a corto plazo, o de rentas más bajas, puede que el coste del documento acabe por llevarse gran parte del beneficio del propietario, lo que supone una clara desventaja y descartar la opción que mayores protecciones legales ofrece en la actualidad.

Imagen: daniel.julia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...