Pinta y renueva tú mismo las puertas

puerta-blanca

Las puertas de interior de una casa tienen mucha influencia en la decoración. Frente a los clásicos modelos «color sapelly», de madera oscura y rojiza (que todos conocemos), actualmente se llevan mucho más las puertas ligeras lacadas en blanco, que aportan mucha más luz y claridad a los interiores. Pero renovar las puertas cambiándolas por otras nuevas, o llamar a un pintor profesional, puede salirnos carísimo… Por eso, te recomiendo que aproveches los días de verano para pintar tú mismo tus puertas y darle un nuevo aire a tu piso.

  • El primer paso es desmontar la hoja de los goznes y tumbarla sobre dos caballetes. Protege con cinta de carrocero las manillas y herrajes para no mancharlas. Después, aplica una mano de selladora sintética (no hace falta lijar) con un rodillo de espuma corto por las partes lisas, y con una brocha de buena calidad por las molduras y rincones.
  • Deja secar la selladora y, a continuación, da una mano de esmalte-laca blanco satinado con el mismo rodillo (sustituyendo el recambio de espuma) y la brocha. Procura dejar la superficie uniforme.
  • Cuando el esmalte esté seco, líjalo suavemente con lija nº 400 humedecida en agua jabonosa; limpia bien la superficie y da otras dos manos, siguiendo el mismo procedimiento.
  • Termina lijando de la misma forma la última mano (no pases la lija por las molduras o zonas salientes); seca bien la superficie y, si quieres, sácale brillo con un poco de cera incolora.

Para terminar, sólo tienes que quitar la cinta y volver a poner la puerta en su lugar. ¿A que parece que tienes casa nueva…?

Foto: Nathan Y.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...