Cuestiones financieras a tener en cuenta antes de tener un bebé

Tener un hijo supone muchas cosas, y sobre todo supone un importante gasto. Así que hoy hablamos de los gastos financieros que debes considerar si esperas a un hijo, o vais a por él.

embarazo

Tener un bebé es una de las cosas más importantes para las parejas. Sin embargo, un niño requiere muchos gastos, y sobre todo con la crisis que vivimos en España, así como con la escasa protección que nos dan desde los entes públicos, antes de dar el paso, hay que saber ciertas cosas sobre finanzas. Más que saberlas porque vayan a ocurrir de inmediato, hay que tenerlas en cuenta de cara a que no nos tomen por sorpresa, ya que lo de ser primerizos, a veces puede pasar factura.

Las cosas que te vamos a contar hoy, dependen mucho del futuro que hayas planificado para tu hijo. De hecho, es probable que puedas prescindir de algunas de ellas, pero si no tenías pensado todavía estos puntos, y teniendo en cuenta que hay que planificarlos en caso de que los necesites porque habrá que ir ahorrando mes a mes con una situación económica que no está demasiado boyante, lo mejor es que le eches un vistazo. Pero la idea no es que te asustes, o te eches para atrás. Para muchos tener un hijo es el sueño de una vida, y lo cierto es que no deberías renunciar a él solo porque haya que ser muy meticulosos con los gastos. Basta ponerse, e intentar hacerlo lo mejor posible.

Finanzas antes de tener un bebé

  1. Seguro de salud: tanto cuando estás embarazada, como cuando el bebé es pequeño o ya es un niño, vas a tener probablemente que ir al médico muchas veces. De hecho, la salud es siempre lo que más preocupa cuando se tiene un bebé. Aunque la sanidad pública en España está funcionando bastante bien, lo cierto es que hay ciertas coberturas que no están incluidas, y otros servicios que pueden estar más cerca de casa y sin esperas que puede que te vengan bastante bien. Si no lo has contemplado, puede que debas echar un vistazo a los principales seguros de salud con coberturas familiares.
  2. Planificar la maternidad y la paternidad: estar al tanto del tiempo que te corresponde en la baja de maternidad o paternidad es importante para planificar la llegada del pequeño. De hecho, resulta fundamental que en tu trabajo consultes si además de cubrirte por lo que marca la ley, tienen algún incentivo o se incluye algún tipo de ayuda o servicios para los trabajadores con hijos. En algunos centros hay guarderías o se subvencionan servicios privados que ofrecen el cuidado de los más pequeños.
  3. Fondo de emergencia: aunque lo de tener un dinero ahorrado por cualquier cosa que pueda ocurrir siempre es importante, en el momento de tener un bebé se convierte en una prioridad. Para cualquier imprevisto, es necesario contar con este dinero que nos evitará tener que caer en préstamos con altos intereses, o en el problema que supone que no nos concedan financiación por la mala situación por la que estemos pasando. Claro que si las cosas se ponen mal, siempre podemos recurrir a la familia, si es que ésta estuviese en situación de ayudarnos.
  4. La universidad: probablemente, pensar en la universidad cuando el niño tiene apenas unos años no es algo que se nos ocurra a todos. Pero si nos planteamos que queremos que nuestro hijo reciba una educación superior, y sobre todo tal y como pinta el panorama con privatizaciones, es más que probable que te compense en realidad ir ahorrando de a poco en una cuenta creada para él o ella. Las cuentas infantiles suelen ser gratuitas, y te ofrecen la posibilidad de ahorrar durante todos esos años de forma mucho más sencilla.
  5. Juguetes y accesorios: a día de hoy, el cuidado de los pequeños se ha convertido en un verdadero negocio. En este caso, aunque no hay nada de malo en ello, y siempre está bien que exista en el mercado una gran variedad de cosas para cuidar del pequeño, deberías plantearte si de verdad necesitas todas esas cosas que se recomiendan. A veces, se exagera bastante y acabas teniendo la casa llena de cosas a las que realmente no le vas a sacar tanto partido como pensabas.
  6. Análisis general para nuevos gastos: ¿estamos preparados para los nuevos gastos con los que hay que contar? ¿Hemos establecido de dónde van a salir los nuevos ingresos que necesitaremos? ¿Podemos permitirnos algún gasto extra además de los ya contemplados?¿Si llegamos justos a final del mes, tenemos alguna opción a la que acudir si surge algún gasto no previsto? En resumen se trata de pensar en cómo nos va a cambiar la vida en cuanto a las finanzas familiares, y sobre todo, de estar bien preparados para lo que viene. Y por supuesto, una vez hecho, disfrutar del bebé y de la gran experiencia que estáis a punto de vivir.

Imagen: Raúl Hernández

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...