¿Compensan los cupones de descuento con ahorro de hasta el 85% sobre el precio?

Los cupones de descuento se han convertido en una moda que pese a seguir teniendo un gran tirón no acaba de convencer tras varias pruebas a consumidores, ni tampoco a comerciantes.

cupones de descuentos

Probablemente antes o después hayamos sucumbido a la fiebre de los cupones. Es lógico. Al fin y al cabo, en época de crisis han llegado a conquistar a prácticamente todo el mundo. Sin embargo, ahora que ya llevamos un tiempo con ellos, quizás ha llegado el momento de hacer balance de todo lo que nos han dejado, de la revolución que han supuesto en el mercado que teníamos, y de cómo estamos valorando la experiencia los clientes que a menudo o de vez en cuando optan por esta forma de consumo con ahorro. Así que hoy en A Fin de Mes nos preguntamos ¿Compensan los cupones de descuento con ahorro de hasta el 85% sobre el precio?

Las ventajas

Negarles que nos hayan ahorrado cientos de euros es un error. Aunque quizás no lo sea tanto como ellos nos indican. De hecho, en más de una ocasión puede que te hayas encontrado con que en realidad los productos o los servicios que ofrecen no tienen el valor que se les atribuye, sino que más bien éste es bastante más bajo en el mercado. De hecho, los descuentos del 85% que se anuncian en muchas webs están bastante inflados. Esto ha hecho que en la mayoría de los casos, pese a que el consumidor no ha dejado de optar por ellos, revise con más cautela el precio que se le ofrece para compararlo con el valor real del mercado, dejándose llevar menos por el anuncio de un llamativo descuento.

Hemos ahorrado. Es cierto. Pero también es verdad que hemos descubierto planes que de otra manera ni siquiera nos plantearíamos. Pasando desde las opciones de formación que comienzan a ser una moda y que la verdad vienen muy bien a profesionales y a ciudadanos que están en el paro y que quieren invertir su tiempo de una manera que les asegure un mejor futuro; pasando por planes de ocio de casi todo tipo que ni nos planteábamos podrían encajar en nuestra agenda, ni por el precio, ni por lo que ofrecían en sí mismos, ya que deportes o opciones pintorescas como las de conducir un coche de lujo se han colado en nuestras vidas.

Las desventajas

Sin embargo, en un panorama en el que todo parecía color de rosa, lo cierto es que las desventajas en el mundo de los cupones de descuento también existen y en ese caso precisamente tenemos el hecho de que los comerciantes, o al menos muchos de ellos, comienzan a aburrirse de las jugarretas que les han hecho sitios como Groupon o Groupalia. Testimonios de la red de quién se ha visto involucrado en una promoción que creía sería beneficiosa y se ha convertido en un montón de pérdidas porque se han vendido más cupones de los que eran, o porque en realidad no se les explicó bien la dinámica y las cuentas no salieron cómo se pensaba, muchos de ellos aseguran que no repetirán jamás.

Por parte de los clientes tampoco ocurre lo contrario. De hecho, algunos de los que aseguran que han probado en varios locales y restaurantes algunos de los cupones de descuento no tienen un buen recuerdo de la experiencia. Menús que poco tenían que ver con lo ofrecido, mesas que estaban en lugares bastante poco cómodos, o una atención que dejaba mucho que desear se sumaban a la escasez de fechas en el calendario para poder disfrutar el cupón de descuento, y las quejas se multiplicaban en las webs, terminando en muchos casos con la devolución del dinero, pero al mismo tiempo, arruinando el plan para el que se había destinado.

Está claro que no todos los sitios de descuento son iguales. De hecho, tras modelos como Groupon o Groupalia han aparecido otros sitios que poco tienen que ver con el asunto, y que en realidad han mejorado en muchos aspectos estas quejas por ambas partes. Sin embargo, hay que decir que si bien las ofertas, los descuentos y las promociones nos llaman más en época de crisis, lo de creer que poder comprar algo con un descuento tan alucinante no tendría consecuencias era un poco de ingenuos. Y quizás el problema no es ese 50% de descuento que como mínimo nos ofrecen en este tipo de portales, sino que de ese dinero, la web se queda con la mitad, dejando al comerciante con una ganancia nula.

La fidelización tampoco se logra, y de eso se ha aprendido. De hecho, los comerciantes empiezan a optar por un modelo localizado de promociones, en las que nos encontramos con descuentos locales que si bien no son los exagerados de estos portales, son mucho más altos que los que nos encontrábamos antes de su boom. Y quizás esta sea la evolución natural del marketing de cupones actual. Aunque es una conclusión a la que solo llegaremos con el tiempo.

Imagen: Kirkapili

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...