Cómo ahorrar y cuidar el medio ambiente al mismo tiempo

Para ahorrar luz, gas y agua cuidando el medio ambiente, sigue ciertos hábitos saludables. Baja la temperatura de la calefacción, usa bombillas de bajo consumo y electrodomésticos eficientes, no desperdicies el agua y también evita el uso de plástico

Ahorrar y cuidar medio ambiente

Cuidar el medio ambiente es algo muy importante en los tiempos que corren. Significa reducir las emisiones y evitar el derroche de los recursos naturales, algo fundamental para las generaciones siguientes.

Si cuidar el medio ambiente te parece por si solo poco estimulante, también deberías saber que se puede cuidar a la vez que se ahorra. De este modo, no solamente tendrás el incentivo ambiental, sino también el incentivo económico a corto y medio plazo.

Cuida el medio ambiente ahorrando con estos consejos

Lo primero es ahorrar en la factura de la luz, ya que la electricidad afecta no solo a tu bolsillo, sino también al medio ambiente. Empieza por comprar bombillas de bajo consumo, reduciendo así en gran medida el voltaje de las mismas y el gasto. Hoy en día esas bombillas están hechas de LED, teniendo consumos muchísimo menores que las normales y contaminando menos.

En segundo lugar, consigue electrodomésticos con elevada eficiencia energética. Puede que sean más caros a corto plazo, pero serán más eficientes, gastando y contaminando menos.

También ten buenos hábitos para usarlos, utilizando programas cortos de lavadoras y lavavajillas, lavando en frío y evitando el uso de la secadora. También apuesta por encender sólo un televisor al mismo tiempo y pasar más tiempo en familia y apostar al máximo por la luz natural.

Si quieres ir más allá con el ahorro de luz, puedes apostar por placas solares. No solamente te darán energías limpia, sino que te podrás ahorrar mucho en la factura de la luz.

En cuanto a la calefacción, se debería usar a la menor potencia posible. Si usas aire acondicionado, es lo mismo pero a la inversa, es decir, haciendo que trabaje poco y no bajando demasiado la temperatura.

El agua también es un recurso que debe ahorrarse. Puedes cambiar los baños por duchas cortas e incluso reutilizar el agua fría para llenar un cubo y regar las plantas después. También asegúrate de acabar con las fugas del radiador y usar dosificadores de agua.

Finalmente, está la basura, la cual también te permite ahorrar cuidando el medio ambiente. Apuesta por cubiertos con mucha vida útil como el vidrio o la porcelana, reduciendo al máximo el consumo de plástico.

También haz un consumo responsable y no compres demasiada comida que luego vayas a tirar, apostando al mismo tiempo por envases sostenibles. Cocinar tu propia comida y no comprar precocinados es una buena forma de hacerlo, ya que evitarás envases de plástico y ahorrarás mucho dinero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...