Cómo ahorrar dinero en el trabajo comiendo de tupper sin desistir

Hoy hablamos de nuevo de trucos de economía doméstica, y te enseñamos en este caso a ahorrar dinero en el trabajo comiendo de tupper sin desistir.

tupper

Ahorrar dinero de forma diaria es bastante sencillo. El problema con el que nos encontramos es que no somos capaces de mantener esas prácticas de ahorradores a lo largo del tiempo. A veces se trata de dejadez, otras de falta de costumbre y en otros casos una cuestión de comodidad o de flexibilidad que con la nueva rutina perdemos. En todo caso, la organización resulta fundamental y si te conoces a ti mismo y sabes dónde están tus propios errores probablemente sepas cómo conseguir el ahorro diario. En este caso, nuestro planteamiento es para la oficina y con el mágico tupper.

El ahorro en el caso de decidirnos a llevar el tupper a la oficina en lugar de comer de menú, aunque éste sea de los más económicos es siempre superior al 50% del gasto total. Y si tenemos en cuenta que es un gasto que se hace todos los días de la semana de lunes a viernes, e incluso el sábado si tenemos jornada ese día, podemos darnos cuenta de que el dinero que conseguimos ahorrar sin renunciar a la comida en el trabajo, evitando desplazamientos e incluso comiendo más sano es mucho.

Pero ¿cómo evitar que lo del tupper sea la moda de un día y no dejemos de hacerlo al siguiente? Pues bien, como todos los trucos de ahorro en este caso lo más importante es precisamente tener una rutina que nos impida dejar la práctica. Por ejemplo, si no te apasiona cocinar todos los días, puedes probar a decidirte por un día por semana a preparar varias de las comidas guardándolas en el congelador. También la opción freidora, como con alitas de pollo o rebozados suele ser rápida y si justo al levantarte la pones, cuando salgas por la puerta ya tendrás tu tupper listo.

Si el problema es que en la oficina suelen salir a comer fuera, puedes comentarle a tus compañeros que estás llevando a cabo un plan de ahorro, porque tal y como están las cosas, puede que incluso alguno se acabe sumando al tema y acabéis siendo unos cuantos los que os pasáis al tupper. Además, como la comida es más que probable que esté fría, los días que menos ganas tengas de preparar nada, si no has congelado nada, o no te sobró nada de la cena, puedes optar por un bocadillo o una ensalada de esas grandes en las que solo hay que lavar las verduras. ¡Todo sea por conseguir ahorrar con el tupper!

Imagen: visualpanic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...