Cambio de hora: ¿De verdad compensa?

El cambio de hora al horario de verano es para muchos una gran forma de ahorrar energía, pero para otros supone cambios en el reloj biológico que traen muchas consecuencias negativas

reloj cambio hora

El cambio de hora es algo a lo que nos hemos acostumbrado ya en España. Y aunque no todos los países del mundo aplican esta normativa, en la UE ya hace años que se ha establecido una política común para que todas las naciones que forman parte del grupo cambien el horario al mismo tiempo. En concreto, el último sábado de marzo y el último sábado de octubre. Y como tal, hoy mismo nos toca hacer un cambio de hora, con lo que habrá que adelantar el reloj, y a las tres serán las cuatro.

La medida tiene un componente de ahorro energético, o esos son al menos los principales argumentos que exponen los que la defienden. Aunque la verdad yo no tengo tan claro que de verdad ahorremos con ella, y sobre todo en el caso de Comunidades en las que el horario no se corresponde con el real debido al fuso horario en el que están situadas. Me refiero por ejemplo a Galicia, en la que con respecto a Cataluña, en la otra punta del país, tenemos más de media hora de diferencia de luz. Así, en pleno verano, aquí son las 23:00 horas y aún hay luz solar. Y por mucho que nos pueda encantar la idea de estar todavía recogiendo las cosas de la playa, eso implica que por las mañanas no tenemos tanta luz solar como deberíamos.

En todo caso, volviendo al tema del ahorro energético ¿de verdad compensa el cambio de horario? En principio nos podría parecer que si. Si hay más luz, no necesitamos la luz artificial, y por tanto, gastamos menos. Eso sí, nos olvidamos de que el horario de verano tiene diferentes fases en la tarifa de discriminación horaria, y que por tanto pagarmos más en otras horas en las que puede que si necesitemos el interruptor de la luz. Por otro lado, en las carreteras se produce un importante ahorro de luz pública, ya que al cambiar el horario se necesita menos iluminación a horas puntas que antes era extremadamente necesaria. Y aunque esto podría suponer muchas ventajas, también es cierto que ese ahorro de energía en la luz, se transforma en un gasto en el coche, por los aires acondicionados aún necesarios cuando se vuelve del trabajo por el excesivo calor al ser aún de día.

O sea, que al final la energía que se ahorrar se acaba gastando en otro lado. Entonces ¿compensa el cambio de hora al horario de verano? Además del componente energético, detractores y defensores se enfrentan casi siempre en el componente anímico. Y es que los primeros defienden que andar cambiando la hora dos veces al año acaba por ocasionar problemas en nuestro reloj biológico, mientras que los segundos aseguran que más horas de sol influyen positivamente en nuestro estado de ánimo. Vamos, que no hay respuesta a si compensa o no el cambio horario, y hay quien opina que si, y quien dice que no. ¿A ti qué te parece?

Vía: Consumer

Imagen: Fotos_Gratis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...