Trucos para ahorrar consumo en la nevera

En el gasto de la nevera cuenta el modelo, la temperatura a la que está y cuánto la abre así como todo lo que guardas. Por ello quizás no sepas de algunos trucos para consumir menos energía.

Por ejemplo, una nevera llena no es aconsejable, ya que empuja a consumir más cantidades y además no permite refrigerar bien. No hace falta correr a poner los huevos en la nevera, recordar que en el supermercado están en las estanterías, por ejemplo.

Además, cuando tiramos comida que se ha estropeado o caducado en la nevera no solo tiramos el dinero que nos costó, sino lo que hemos gastado en electricidad haciendo que se mantuviera fresco.

Aprovecha más el congelador. La nevera conservaría mejor si estuviese cerrada siempre. El continuo abrir y cerrar rompe la cadena de frío y las oscilaciones son fatales para los alimentos. Por eso, pon solo lo que vas a comer en pocos días. Si no ves un uso inmediato debería estar congelado o en la tienda. Nada de usar la nevera como un almacén de abrir constantemente.

Hay que mirar los envoltorios, no todos los alimentos se refrigeran a la misma velocidad y el empaquetado es todavía más importante a la hora de permitir que pase bien el frío. Quita los envases extra que no son necesarios refrigerar, y para no romper la cadena de frío lleva bolsas térmicas al trasladarlos hasta casa.

Imagen | blogdereformas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...