¿Servirá para algo modificar la fecha de caducidad de los alimentos?

Las palabras del ministro de Agricultura sobre la fecha de caducidad de los yogures podrían suponer próximos cambios en la legislación los cuales analizamos

alimentos

Probablemente muchos hayan escuchado la que se ha convertido ya en noticia, pero que en realidad ha partido de unas declaraciones del Ministro de Agricultura el cual ha dicho que se come los yogures sin importarle la fecha de caducidad. De ello se ha comenzado a debatir la posibilidad de que los productos lleven una fecha de caducidad exacta; es decir, que se le coloque la fecha en la cual ya están mal y no se pueden consumir.

Hasta ahora, muchos son los productos que a pesar de estar caducados, están en condiciones aptas para el consumo. Sin embargo, aunque algunos expertos aseguran que la idea conseguiría que los productos pudiesen costar menos, ya que aumentarían su tiempo disponibles en las vitrinas y por tanto las posibilidades de ser comprados, a mi no me acaba de convencer la idea, y me parece complicado calcular una fecha tan exacta de caducidad.

Es más, a mi me ha pasado que de dos yogures caducados en la nevera, de la misma confección, uno está en buenas condiciones, y el otro no. Esto depende en muchos casos de las condiciones climáticas a las que se ha conservado, a la humedad y a la confección del embalaje del producto en sí, así como de los compuestos que incluya en su interior. Todas esas variables son difíciles de calcular, y me parece que la norma podría más que resolver un problema y abaratar costes, complicar las cosas al sector de la alimentación.

Bajo mi punto de vista, todo este revuelo viene para que la sociedad empiece a hablar del tema, y acabemos por asumir que las fechas de caducidad no suponen en sí mismas el deterioro del producto, ni que sea ya no apto para el consumo. Y se ha colocado a propósito el ejemplo de los yogures porque es algo que nos es común, ya que a todos nos ha pasado alguna vez. ¿Con qué objetivo? Yo me imagino que con la idea de que se aplique algo como la legislación aprobada hace unos meses en Grecia, en la que los productos caducados se pueden vender, aunque a un precio inferior al del mercado.

La verdad es que cada vez que me encuentro en las noticias informaciones como éstas, que parecen más sacadas de El Mundo Today que de verdad de un diario serio, me pregunto si de verdad la gente que nos gobierna no tiene nada mejor que hacer que cosas que solo resultan perjudiciales para los que peor lo están pasando y que además, en caso de aplicarse la norma harían que muchos bancos de alimentos se quedasen sin parte de esos productos que acaban llegando a sus almacenes, con lo que el daño sería doble.

De momento, la polémica está servida, y lo único que parece ser una certeza es que el señor Arias Cañete se come los yogures caducados. Todo lo demás, está por ver…

Vía: El Mundo

Imagen: Editorial J

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...