La subida del IVA recomendada a Hacienda encarecería la cesta del supermercado

Los impuestos que nos tocará asumir por la subida del IVA del actual 10% al 21% de muchos alimentos encarecerán considerablemente la cesta de la compra de todos los españoles.

compra supermercado

Pese a que el actual gobierno llegó al poder prometiendo bajadas de impuestos y acabó subiéndolos todos e inventando alguno que otro que no existía, la mayoría de los ciudadanos dábamos por hecho, no solo por los discursos políticos sino también por lo que ocurría en la macroeconomía y las opiniones de expertos en la ciencia social que estaríamos a salvo de una nueva subida de los impuestos indirectos, entiéndase el temido IVA que nos afectaría a todos por igual sin tener en cuenta las rentas de cada cuál. Sin embargo, ahora los que aconsejan sobre la reforma fiscal dicen que hay que elegir entre subir el IVA y crear empleo, o quedarnos con el IVA actual y no crearlo.

¿Desde cuándo en teoría económica ambos factores van de la mano? Yo de verdad que ante estos razonamientos me quedo de piedra. Para los ciudadanos de a pie una nueva subida del IVA camuflada como un paso de productos de tipo reducido al general sería un verdadero caos. Además de lentillas y gafas, que se consideran para los que las necesitan algo sin lo que no pueden vivir, en este paquete entrarían la mayoría de los productos que compramos en el supermercado y que no se encuentran en el superreducido del 4% por considerarse básicos de la alimentación.

Esto significa que cada vez que vayamos al supermercado, e incluyamos la mayoría de alimentos preparados, los alimentos procesados, u otra clase de productos como de aperitivo, dulces o incluso carnes y pescados no considerados como básicos, acabaremos pagando bastante más por ellos. La subida del tipo del 10% al 21%, implica que los vendedores tendrán que abonar a Hacienda un 11% más del coste del producto al público en concepto de impuestos. Es decir, que si antes nos cobraban 10 euros por una compra exclusiva con este tipo de IVA, si hacemos el cálculo a la inversa, ingresaban a Hacienda poco más de 0,80 céntimos en su declaración trimestral por ella. Ahora tendrán que pagar por lo mismo casi 1,80 euros.

Teniendo en cuenta que la inflación está por los suelos, y que los beneficios comerciales, así como los márgenes de ganancia se han reducido casi al mínimo atributo, en este caso veremos reflejada la subida directamente en el precio final al consumidor. Y eso supone que la cesta del supermercado nos saldrá aún mucho más cara que ahora. ¡Qué no es poco!

Vía: La Voz de Galicia

Imagen: Polycart

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...