Gastar menos comprando en el mercado

mercado

Pues hoy he constadado que podemos gastar menos dinero comprando en los mercados.

Vaya por adelantado que voy a contradecirme respecto a la planificación por la que abogo en muchos de mis posts: hoy voy a hacer una oda a la improvisación.

De sobras es sabido que comprando en los mercados de abastos, directamente a los agricultores o, cuando no, con menos intermediarios, compramos (seguramente) productos producidos más cerca de casa, encontraremos más fruta y verdura de temporada, posiblemente cogida en su punto sin tantas horas de cámara frigorífica… Esto hace que, por la simple ley de oferta y demanda, al haber más producto, éste pueda ser más barato. Hay veces que puede ser más caro que en supermercados, pero habría que ver qué calidad de producto hay.

Pasando por estas obviedades, hoy me he encontrado con algo que no pasa en los supermercados: comprar productos económicos que tienen que ser consumidos en el día.

Estos productos pueden estar muy maduros, puede que sean un excedente, puede que el tendero que nos lo vende tenga en mucha cantidad, puede que se le estuviera poniendo malo y no haya salido… A saber.

La cuestión es que dando una vuelta por el mercado, podemos ver los productos que hay, los diferentes precios y calidades, para, además de comprar lo previsto en las listas de la compra, productos económicos de consumo en el día.

Servidora, por  ejemplo, voy a proceder a hacer un paté de berenjenas con las berenjenas que me ha regalado un señor porque eran las últimas que le quedaban. También he comprado unos higos muy maduros a muy buen precio, de los que espero que salga una fantástica confitura.

Vale. Nada de eso estaba previsto, pero gracias a las personas que me han dado estos productos, voy a encerrarme en la cocina a hacer unos platos que, de otro modo, no haría, y aun precio inferior al precio de mercado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...