Cómo ahorrar en comida en casa para conseguir un pequeño colchón

Si quieres ahorrar comida y combatir la inflación, utiliza los trucos de la abuela. Puedes comer fruta y verdura de temporada, comer siempre en casa y evitar los restaurantes, cocinar un día para toda la semana y congelar el resto y comprar a granel y al por mayor para ahorrar dinero

Ahorrar en comida

Hoy en día, estamos en una época donde la comida es más cara que nunca. Entre la guerra de Ucrania y la inflación producida por las políticas de estímulo, los alimentos están sufriendo un encarecimiento masivo, algo que ha afectado a la economía de muchísimas familias.

Por suerte, hay todavía formas de ahorrar en comida en casa, permitiéndote así pasar mejor esta crisis e incluso generar un pequeño colchón. ¿Quieres conocerlas? Pues te vamos a enseñar algunos pequeños trucos “de la abuela” que te permitirán ahorrar como nunca con las cosas de siempre.

Trucos para ahorrar comida en casa

Estos trucos realmente no son nada nuevo, ya que muchas personas los utilizan. Eso sí, debido a la vida moderna, muchas veces los hemos olvidado. Por este motivo, nunca está de más recordar estos trucos para ahorrar en comida.

Siempre come fruta y verdura de temporada

Gracias a la globalización, nos hemos acostumbrado a tener la misma fruta y verdura prácticamente todo el año. Eso hace que no tengamos que depender tanto de la temporada y que podamos comer la fruta y verdura todo el año, independientemente de si es temporada o no.

El problema es que eso se paga. No es lo mismo comprar una fruta en temporada, donde es abundante en el país, que comprarla fuera de temporada y tener que traerla de fuera. Si quieres ahorrar dinero, es mejor limitarte a la fruta y verdura de temporada, cambiando la alimentación según sea la época del año. Lo bueno es que hay diferentes frutas y verduras en todas las épocas, así que nunca te quedarás sin comer lo que te gusta.

De este modo, podrás siempre pagar el precio mínimo y comerás más sano. La razón es que la fruta y verdura de temporada tiene menos conservantes y pesticidas.

Evita comer fuera y siempre come en casa

Hoy en día, las comidas a domicilio y en restaurantes se llevan una buena parte del presupuesto de las familias. Comer afuera cuesta entre 10 y 20 euros por persona, un precio equivalente a comer en casa durante unos cuantos días.

El problema es que hoy en día siempre tenemos prisa para todo, así que muchos comen fuera por no poder pasar por casa a cocinar. Por suerte, la mejor forma de hacerlo es utilizando un tupper, el cual te permitirá llevarte la comida preparada a la oficina, a la universidad o al lugar que quieras.

Cocina un día para toda la semana y congela

Antes hemos mencionado que no suele haber mucho tiempo para cocinar en estos días. Eso hace que no solo se coma fuera, sino que se apueste por la comida precocinada. El problema de este tipo de comida es que es realmente cara, siendo muchísimo más cara que la que cocinas en casa.

Por suerte, hay un pequeño truco para poder cocinar para todos los días y que te quite menos tiempo. El truco es cocinar un solo día a la semana y organizar las comidas del resto de los días. Por ejemplo, lo puedes hacer el domingo, un día donde no se suele trabajar (o si trabajas en hostelería hacerlo el día de descanso que tengas), haciendo tuppers y preparados para toda la semana. Si tienes miedo a que se estropee, el truco es congelar la comida y ponerla a descongelar la noche antes.

Por un lado, ahorrarás mucho tiempo, ya que podrás cocinar grandes cantidades al mismo tiempo. Por otro lado, ahorrarás en electricidad y gas, ya que tendrás que encender mucho menos la vitrocerámica y el horno. Finalmente, comerás más sano, ya que todo lo cocinarás en casa y sabrás lo que estás comiendo.

Compra al por mayor y aprovecha las ofertas

Finalmente, lo mejor para ahorrar en comida es comprar cuanta más cantidad mejor. Por ejemplo, las legumbres a granel salen mucho más baratas que las bolsas preparadas. Con la carne pasa algo parecido, ya que es más barato comprar un pollo entero y aprovechar todas sus partes que comprar solamente los muslos y las pechugas.

Por otro lado, aprovecha todas las ofertas y las tarjetas de puntos que tengas. Si algo está rebajado, compra varias unidades. Si es un alimento perecedero, siempre lo puedes congelar y consumirlo en varios días.

Además, si has hecho la compra para varios días, tendrás que visitar menos el supermercado, ahorrando dinero en combustible. Por si fuera poco, reducir el número de veces que vas a comprar reduce las compras innecesarias y los caprichos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...