3 consejos de ahorro para que la compra del supermercado sea más rentable

Aunque las ofertas de los catálogos de los supermercados son muy suculentas hay que apostar por otras técnicas combinadas de ahorro si queremos conseguir que el presupuesto rinda

marcas supermercado

Apostar por el ahorro en el súper no es solo fijarse en las ofertas estrella

Lo cierto es que con la cuesta del año 2012, porque si antes se hablaba de la cuesta del año, ahora lo que nos queda es una cuesta mensual que se repite mes tras mes, y que no parece vaya a mejorar el próximo 2013, hay que apretar los presupuestos y ajustar al máximo los gastos para no quedarnos en números rojos, y precisamente por eso hoy en nuestro blog vamos a darles 3 consejos de ahorro para que la compra del supermercado sea más rentable, porque a veces no sirve solo con meter en el carrito la oferta estrella del catálogo.

Cada uno de estos consejos se puede combinar por supuesto con la compra en los que consideran locales más económicos de su ciudad, y aprovechando las ofertas que lanzan los supermercados semanalmente. Pero en este caso, como siempre se nos escapa algún producto que no se encuentra en promoción la mejor forma de ahorrar es apostando por estas ideas que pasamos a detallarles a continuación:

Apostar por los productos concentrados: Aunque parezca una tontería, y suelen ser más caros que los normales, los productos de limpieza concentrados nos permiten ahorrar doblemente. Por un lado duran mucho más que los normales, y por otro ocupan menos espacio. Con lo que apostar por su compra es apostar por comprar menos el producto y al mismo tiempo en ahorro en la economía familiar. ¿Se lo habían planteado antes?

Peso envasado de los productos: en muchas ocasiones las ofertas son realmente engañosas. Vemos que por ejemplo una marca nos vende embutido por un precio y el de la marca blanca inexplicablemente cuesta más. Y aunque por inercia cogeríamos el de marca para llevarlo al carrito, deberían a partir de ahora fijarse en el peso total, porque puede que ahí se marque la diferencia. Y precisamente lo que pagan es el precio por kilo, que es la única forma de comparar dos envases con contenidos diferentes y saber cuál es de verdad el más barato. ¿Se habían fijado en esto?

Mejor el 2×1 que el 3×2 y descuentos en la segunda unidad: no es la primera vez que comentamos este tema en nuestro blog. Y aunque ese tipo de ofertas tienen un gran tirón en el supermercado hay que estar atentos, ya que no es oro todo lo que reluce. ¿La técnica infalible? Calculen el precio de cada unidad en promoción y luego compárenlo con otros productos similares. Si el precio compensa, al carro. Si no, elijan otro.

Imagen | FalHaka FalLin en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...