10 mandamientos para ahorrar siempre en el supermercado

Si quieres hacer que tu presupuesto familiar te rinda más no puedes perderte nuestros 10 consejos de hoy sobre cómo ahorrar en el supermercado siempre.

ahorrar supermercado

Ahorrar dinero. Esa es actualmente nuestra gran prioridad para conseguir llega a final del mes. En este caso en nuestro blog A Fin de Mes vamos a darte una serie de consejos que te pueden resultar de utilidad en los gastos del día a día. Estamos poniendo énfasis actualmente en la economía doméstica porque pese a que las previsiones para España parecen mejorar, de momento las economías familiares no notan esa mejoría por la bajada de salarios y por la escasez de liquidez. Así que si aún no lo has hecho, te recomiendo también visitar nuestro artículo sobre ahorro en el lavado de la ropa, y después, echar un ojo a trucos para ahorrar en el supermercado sin tener que traer menos compras.

La planificación se convierte en la palabra clave para lograr el ahorro en el supermercado. De hecho, planificar la compra habiendo consultado antes las demás ofertas del mercado, yendo a por los productos en ofertas exclusivas sin dejarnos tentar por todas las estanterías que nos colocan en medio para que piquemos, y sobre todo la apuesta por las marcas blancas se convierten en las reglas de oro para gastar menos en las compras diarias del hogar. Pero como desde hace ya mucho se habla de este tema, hoy hemos querido recoger toda la información en nuestro artículo 10 mandamientos para ahorrar siempre en el supermercado ¿Te apuntas al ahorro?

Ahorrar siempre en el supermercado

  1. Lista de la compra: sé que lo hemos repetido en muchas ocasiones. Y sé que a muchos no os hace ninguna gracia lo de tener que hacer listas para ir al súper. Sin embargo, es la única manera de que nos centremos en lo que realmente hace falta y que no nos olvidemos de nada, así como para evitar caer en los trucos de marketing más habituales de los súper.
  2. Calculadora en mano: teniendo en cuenta que los móviles vienen con una de serie, creo que no está de más tenerla a mano, o en caso de que no sea una compra demasiado grande llevar la cuenta aproximada en la cabeza. Esto hace que nos limitemos al presupuesto que teníamos en mente y no que acabemos llegando a caja con un buen susto, y a casa con uno peor.
  3. Descuentos de fabricantes: las marcas líderes han dejado de serlo. La crisis ha llevado a lo más alto a las marcas blancas. En este caso te contamos que el ahorro en el supermercado va a depender de lo bien que se te de hacerte con los descuentos de las primeras, o apreciar el producto que te ofrecen las segundas. Lo mejor es buscar ambas opciones y decidirse por la que más convenga en cada momento.
  4. Cupones de descuento puntuales o promociones asociadas: en algunos momentos, por ejemplo las tarjetas de crédito de los bancos nos ofrecen ahorro en nuestras compras habituales. Siempre está bien obtenerlo, ya que se complementa con el del supermercado completo. También hay a veces ocasiones en las que podemos ahorrar en otro sector, por nuestra fidelidad en una determinada cadena de supermercados.
  5. Tarjetas de fidelidad: son todas gratuitas, y suponen ahorrar siempre. Así que sin más, hazte todas las que vayas a utilizar puntualmente o de forma periódica.
  6. Cuidado con el marketing en el punto de venta: que te ofrezcan productos gratis, envoltorios especiales o packs a un precio más económico no siempre sale más barato. De hecho, rara vez suele compensar. Para saber cuándo te compensa y cuándo no, lo mejor es que apuestes por compararlo con el precio del producto sin la oferta especial.
  7. Aplicaciones móviles: el ahorro se ha subido al carro de la tecnología, y no podemos no hacerlo con él. Hay cientos de aplicaciones que te permiten encontrar los descuentos todos en el mismo lugar, o que por el contrario te ayudan a rastrear qué productos son más económicos en qué supermercado. Totalmente recomendables.
  8. Marcas blancas: aunque las que una vez fueron las líderes del mercado no saben qué hacer para frenar su poder, esto es una ventaja de cara a los usuarios que en este caso pueden ahorrar dinero, casi siempre, en productos que producen los primeros fabricantes pero en una línea sin marca que vende de forma directa el propio supermercado.
  9. Revisa tu ticket: tómate un momento después de la compra para revisar tu ticket del supermercado. Si notas algún error, coméntalo directamente con la cajera en ese instante, ya que luego no tendrás forma de resolverlo y podría haberte supuesto un gasto extra de dinero.
  10. Eliminar las compras supérfluas: si de verdad el objetivo de ahorro en el supermercado se ha convertido en una prioridad para ti deberías preguntarte cuáles son esas compras sin las que puedes vivir, y que en realidad, no están aportando gran cosa a la economía doméstica o que puedes sustituir por otros productos más beneficiosos y económicos.

Imagen: Polycart

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...