8 cosas que deberías hacer en la cuesta de enero y para mejorar la economía doméstica general

Ahorrar dinero se convierte en una prioridad en tiempos de crisis, y en este caso te hablamos de las 8 cosas que deberías hacer en la cuesta de enero y para ahorrar en general

ahorrar

La temida cuesta de enero empieza a notarse ya. Quizás este año, aún un poco antes que el anterior. El hecho de que tengamos menos dinero por la caída de sueldos, o por el alto porcentaje de parados, o trabajos cada vez más precarios, pasa factura a la economía doméstica. Sin embargo, creo que muchos de nuestros lectores han hecho bien los deberes, y en diciembre no se han saltado demasiadas normas. Así, la cuesta de enero 2014 sigue siendo cuesta, pero sin excesos se lleva mejor. Y si bien hemos hablado de este tema ya esta semana largo y tendido, hoy quiero aprovechar la necesidad de ahorrar, y de hacer que el dinero nos rinda más de la cuenta que aparece más que nunca en el primer mes del año, aprovecho para hablar de ahorro y de cosas que deberíamos tener en cuenta para que las finanzas personales vayan mejor con el nuevo año.

No se trata probablemente de los trucos nunca vistos. Ni tampoco pretendo convertirme hoy en la gurú de la resolución de los problemas domésticos. Mi intención es la de precisamente recoger por puntos algunas ideas que pese a que sabemos que están ahí, no siempre tenemos en cuenta a la hora de aplicar a nuestras finanzas, y quizás, entre los buenos propósitos del año, quizás alguno de vosotros pueda colar uno de estos, y más que probablemente, haya buenos resultados de un modo u otro. Así que sin más rodeos, vamos a ver esas cosas a las que deberíamos prestar más atención para mejorar las finanzas familiares.

8 cosas que deberías hacer en la cuesta de enero y para mejorar la economía doméstica general

  1. Trabajo: si no hay trabajo y ya empiezas a perder la esperanza, quizás sea hora de pensar en aquello que se te da bien y en cómo sacarle rendimiento a la habilidad. Nadie ha dicho que fuese fácil, pero por intentarlo que no quede. Quien sabe si éste 2014 acaba por convertirse en tu año.
  2. Dudar de todos tus gastos: hasta que no nos planteamos si podemos vivir sin algo, no renunciamos a ello ni sabemos si en realidad se trata de algo necesario de verdad. Así que comenzar el año con una lista de todo lo que nos gastamos mensualmente, y pensando si de verdad es necesario puede que no sea una mala idea.
  3. Gastos fijos que quizás no deben serlo: hay ciertas cosas por las que pagamos mensualmente que quizás no deberían estar ahí. Por ejemplo, si no usas el móvil más que un par de veces al mes ¿para qué pagar la factura mensual, pudiendo optar por una opción con recarga puntual? Aunque se trata de un gesto pequeño, muchos gestos pequeños son los que logran el cambio.
  4. Comenzar a ingeniárselas si aún no lo has hecho: en los tiempos que corren compartir esta de moda para ahorrar. Compartir coche para evitar un gasto elevado de gasolina, compartir el taxi para la misma carrera o un trayecto similar, compartir el sofá de casa para acoger a un turista, o incluso intercambiarla con una familia para vacaciones. Así que si aún no has probado nada de esto, el 2014 es un momento óptimo.
  5. Revisar tus cuentas bancarias: la competencia es brutal en el mundo de los bancos. Precisamente por eso nos encontramos con que muchas entidades ofrecen mejores rendimientos o menos comisiones a partir de este año, con la única finalidad de captar clientes. ¿Estás contento con el tuyo? Pues igual hay que plantearse el cambio justo ahora.
  6. Revisar mejor la calidad precio de lo que compramos: a veces comprar barato sale caro. Y no siempre comprar caro es sinónimo de calidad. Aunque parezca algo evidente, no lo es en el día a día, que es cuando tenemos que aplicarlo. Así que hoy queremos recordar a nuestros lectores la importancia de este punto a la hora de elegir toda clase de bienes y servicios.
  7. Jugar al ahorro: además de los juegos que se han puesto de moda en el mundo social para aprender a gestionar casi de todo, en este caso las aplicaciones que buscan enseñarnos a ahorrar con la gamificación son realmente de ayuda a la hora de cuadrar cuentas sin acabar con una terrible jaqueca.
  8. Apostar por la segunda mano: aunque todavía en España somos bastante reticentes a este mercado, la realidad es que en otros países del mundo lo ven como algo natural y que ni siquiera debe ser una compra potenciada por la crisis, sino más bien un concepto que busca evitar el consumo exagerado, ayudar a la conservación del medio ambiente, y además tirar de economías domésticas en momentos puntuales permitiendo la compra-venta de objetos que ya no nos sirven y que permiten obtener liquidez.

¿Ves alguna de nuestras propuestas como uno de tus propósitos de ahorro para este año que ya llevamos comenzado? ¿O tienes alguna idea interesante que se nos haya escapado?

Imagen: Isacar Marín

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...