6 remedios naturales y baratos para el dolor de barriga

Si tienes molestias estomacales leves y quieres evitar gastar dinero en remedios químicos, hoy te damos algunas propuestas caseras que puedes hacer tú mismo.

jarabe estomago

Los dolores leves son algo bastante frecuente en nuestro día a día. Sin embargo, en la mayor parte de las ocasiones, no se acude al médico por uno de ellos, sino que se va directamente a la farmacia a encontrar una solución fácil que te ayude a solucionarlo. Sin embargo, esa solución sencilla tiene un coste en muchos casos realmente elevado para la economía doméstica. Y como la solución no es quedarse de brazos cruzados, sino buscar alternativas más económicas e igualmente eficaces, hoy queremos compartir contigo algunos remedios caseros para tratar el dolor de barriga.

Los remedios que te vamos a mostrar hoy se preparan a base de hierbas, de raíces, y en algunos casos con recetas simples que te sientan bien cuando no te encuentras al cien por cien. Sin embargo, considera que estas propuestas solo son válidas cuando el dolor es leve o moderado, y cuando se produce por un golpe de frío, por algo que te haya sentado mal y por cosas no demasiado graves. Si tu caso es otro, debes acudir siempre al médico para que evalúe tu situación y decida qué tratamiento específico es mejor para combatir la dolencia.

Cómo combatir el dolor de barriga de forma natural

  1. Hierbabuena: la hierbabuena es una de esas aromáticas que es fácil de tener en casa. En este caso es también una de esas plantas que pueden ayudarte a curar una molestia estomacal débil. Para ello solo has de hacer una infusión de unos 25 gramos en un litro de agua y tomarla bien caliente. Notarás un alivio casi inmediato por el calor y los efectos de la hierba tardarán unos 30 minutos en mostrarse.
  2. Caldo casero: cuando se tiene el estómago mal, no hay nada como una comida muy ligera y bien calentita que dé fuerzas y que consiga que el cuerpo recupere la temperatura habitual. En ese sentido, preparar un buen caldo casero es una gran idea para la cena. Con él conseguirás obtener energías que ayuden a tu cuerpo a ponerse bien pronto, pero también a conseguir que tu estómago deje de estar tan frío. Si después te metes en la cama con una manta eléctrica, seguro que notarás aún más la diferencia y lo positivo que resulta este remedio casero.
  3. Aceite de lavanda: para conseguir que el estómago entre en calor se puede apostar por un baño en agua bien caliente en el que la barriga permanezca completamente cubierta por el agua. Una vez dentro del baño hay que aplicar unas gotas de aceite esencial de lavanda que reduce el estrés y la inflamación. Al salir de la bañera, es recomendable que se de un masaje completo en la zona afectada con este mismo elemento.
  4. Compresas de manzanilla: si te gustan las soluciones atópicas para intentar sentirte mejor cuando tienes dolor de estómago, entonces deberías hacer una manzanilla en infusión para después mojar bien una gasa grande y aplicarla directamente sobre la zona afectada. En cuanto pierda calor, retírala para volver a mojarla y realizar el mismo proceso de nuevo.
  5. Infusión de ajenjo: para el dolor de estómago también es recomendable hacer esta otra infusión casera. Para ello solo tienes que llenar un cazo con agua y echar tres puñados de este elemento. Lo ideal sería tomar la infusión cada media hora, aunque siempre debe estar bien caliente para que haga efecto.
  6. Canela, albahaca y anis: en un cazo con un litro de agua debes verter una cucharada de cada uno de los ingredientes anteriores. Deja hervir y en cuanto esté, enfría solo hasta el punto de que seas capaz de consumirla. Cuánto más caliente puedas, mejor. Puedes tomártelo hasta tres veces al día para conseguir recuperarte de esa molestia.

Con la crisis es cada vez más frecuente que se recurra a este tipo de medicina alternativa que utilizaban las abuelas en casa. En realidad, no solamente es positiva para intentar gastar un poco menos de tu presupuesto familiar, sino que también resulta particularmente recomendable si pretendes mantener una dieta sana y equilibrada en la que renuncies, siempre que sea posible, a la química y a los productos preparados. Por eso, si todavía no has probado ninguna de las propuestas anteriores, te animo a que lo hagas, al igual que si conoces alguna diferente que no hayamos mencionado, a que la compartas con nosotros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...