4 cosas que deberías comprar de marca blanca y otras 4 que no

Las marcas blancas nos han invadido, y aunque en muchos casos son recomendables, no siempre es mejor evitar el logo conocido en los productos. Hoy analizamos cuando conviene y cuando no.

marca blanca

Probablemente las marcas blancas nos hayan conquistado a muchos por la calidad sin necesidad de llevar un gran logo o hacer innumerables campañas de marketing y publicidad que la dan a conocer. A otros, les han conquistado simplemente por el bolsillo, que sobre todo en tiempos de crisis no se puede permitir demasiados caprichos. Sea como sea, la revolución de las marcas blancas ha llegado para quedarse, hasta tal punto que las primeras marcas del mercado ya están sufriendo las consecuencias, y es por ello que es habitual ver reacciones de la mano de cupones de descuento o promociones especiales para conseguir recuperar a su público. Y aunque tienen las de perder, porque en el supermercado se elige el lugar en el que se sitúa el producto desde la perspectiva del local, y éste tiene a su vez su propia marca blanca, no siempre conviene quedarse con los productos de este tipo.

Que conste que soy una gran seguidora de las marcas blancas, y que en algunos casos, han llegado a innovar hasta tal punto que han superado con creces lo que nos proponían en la primera marca de mercado. Pero aún pese a ello, si bien a aquellos que aún no se atreven a apostar por ellas hoy voy a intentar que lo hagan con 4 cosas que deberías comprar de marca blanca; también vamos a hablarles a aquellos que piensan que siempre es mejor quedarse con el producto que no tiene marca con 4 cosas que no deberías comprar de marca blanca. Vamos, que a continuación haremos un análisis de esas cosas que a veces deberían tener un fabricante reconocido detrás porque sí que importa, y de esas otras en las que es mejor optar por el buen precio, porque lo demás se puede garantizar sin necesidad de que la empresa tenga un nombre de publicidad.

4 cosas que deberías comprar de marca blanca

  • Productos de limpieza: la mayoría de los componentes que se utilizan para fabricarlos tienen la misma base, con lo que es una tontería optar por los de marca, que además suelen costar mucho más la única razón es el aroma o que nos parecen más eficaces, pero si pruebas otros, seguro que acaban convenciéndote.
  • Agua: sé que hay mucha gente que tiene preferencias por una u otra agua. Yo soy una de ellas. Pero en el mundo de las aguas de marca blanca, también hay distintos sabores por el manantial del que proceden. Tan solo hay que probarlas y decidir cuál de ellas nos gusta más. Teniendo en cuenta que cuestan mucho menos y es algo que se consume en abundancia, creo que vale la pena.
  • Ingredientes para la cocina: el azúcar, la sal, el aceite…. Todas esas cosas esenciales para preparar cierta receta no necesitan ser de marca. De hecho, en los restaurantes de prestigio es difícil que lo sean. ¿De verdad nosotros vamos a seguir otro ejemplo sabiendo que nos gastamos mucho más dinero?
  • Medicinas: no es la primera vez que en A Fin de Mes hablamos del tema de los genéricos, pero ya que estamos con este particular listado de cosas que deberías comprar de marca y cosas que no, no podía dejar de mencionarlo. Siempre que exista el genérico, mi recomendación es que apuestes por él. Es igual de eficaz, aunque algunas personas se empeñen en decir lo contrario, y cuesta muchísimo menos en la mayoría de los casos.

4 cosas que no deberías comprar de marca blanca

  • Alimentación infantil: aunque si conocemos la marca blanca a la que nos referimos y hay los suficientes estudios como para asegurarnos los nutrientes y componentes que tienen esos productos, podríamos marcar la excepción, en estos casos es casi siempre mejor acudir a los que tienen una marca y nos es familiar.
  • Pilas y baterías: aunque no es la primera vez que en nuestro blog te recomendamos comprar las recargables, porque en realidad duran más, cuestan menos a largo plazo y son además menos contaminantes, si vas a comprarlas, que sean de marca. Las de marca blanca no son alcalinas, y eso supone que se gastarán enseguida, saliendo más caras.
  • Papel de cocina, servilletas y otros accesorios de papel para el hogar: lo cierto es que todo lo que tiene que ver con limpieza en el caso del papel, y envoltorios en el caso del plástico y del aluminio, casi nunca rinde igual siendo de marca que no siéndolo. Por ello es una de las pocas cosas que es mejor apostar por la marca líder del mercado que nos ofrezca el mejor precio.
  • Pintura de pared: aunque pueda parecerte que la que no tiene marca está a buen precio, en la mayor parte de los casos te encontrarás con que necesitas tres manos para cubrir. Al final, habrás gastado todo el bote y un montón de tiempo en ella.

Imagen: Mr. Theklan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...