Trucos para conseguir un jefe que sea bueno para ti

Si no te gusta tu jefe, puedes probar a buscar un trabajo con un jefe mejor. Para ello, debes conocer a fondo a la empresa y a la persona, mirando sus redes sociales, sus hobbies y hablando con las personas que lo conocen. Además, no temas preguntar en la entrevista sobre las posibles condiciones ocultas

Jefe bueno

Hay veces que parece que hemos encontrado el trabajo de nuestra vida. Hacemos lo que nos gusta, tenemos un sueldo acorde a nuestra valía y un buen ambiente de trabajo. Por desgracia, muchas veces hay un factor más que puede estropear todo. 

Se trata de un mal jefe, el cual puede hacernos la vida imposible y hacer que dejemos el trabajo. Es más, se dice que el 75% de las personas abandonan su empleo por culpa de la relación con su superior. Si te ha pasado alguna vez, debes aprender a escoger un jefe que sea mejor para ti.

Así se consigue un mejor jefe

Aunque no exista un método concreto para tener un jefe perfecto, sí que hay algunas pautas para aumentar las posibilidades. Eso sí, ten en cuenta que todavía hay riesgos, aunque con estos trucos, podrás minimizarlos. 

Lo primero que debes hacer es conocer a tu jefe más a fondo antes de trabajar. Esto se puede hacer de forma fácil «stalkeando» sus redes sociales como LinkedIn. Si es una empresa pequeña y el jefe es el propietario, puedes buscar directamente información sobre la empresa, ya que las reseñas se referirán directamente a su forma de trabajo.

Las redes sociales dicen mucho sobre las personas, ya que nos hacen ver cómo pasan su tiempo y cómo es su vida personal. Quizá tengáis un modo de ver la vida totalmente incompatible y es bueno saberlo antes de empezar a trabajar juntos.

En segundo lugar, debes perder el miedo a preguntar en las entrevistas de trabajo. A veces hay algunas condiciones ocultas que no se nos dice directamente, las cuales pueden ser sorpresas desagradables a la hora de empezar a trabajar. Por ello, no dudes en preguntar las dudas para así saber si te conviene trabajar o no allí.

Finalmente, puedes ir más allá y pedir referencias de tu jefe. Revisa su LinkedIn para ver en los lugares donde ha trabajado y ponte en contacto de forma sutil con las personas que lo conocen. Aunque no tengan por qué decírtelo, algunas personas sí que lo harán, diciéndote si se trata de una buena o mala persona.

Otra cosa importante es no perder la esperanza en buscar un buen jefe. Algunas personas creen que todos los jefes son malos y que hay que «tragar», pero esto es falso. Todo el mundo tiene derecho a sentirse a gusto en su trabajo, así que sigue buscando hasta que consigas el jefe adecuado para ti.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...