¿Por qué la fuerza de voluntad no es tan importante como crees?

Aunque la fuerza de voluntad sea útil en algunas cosas, no debes basar tu vida en ella. En su lugar, céntrate en construir hábitos potenciadores que te ayuden a crecer como persona, además de alejar las tentaciones que te hagan salirte del camino y tener una buena planificación a largo plazo

Fuerza de voluntad no es tan importante

Siempre se ha dicho que la fuerza de voluntad es importantísima para conseguir objetivos. El cine y la cultura popular ha popularizado la voluntad como la principal motivación de una persona. Se ve como esa energía interior que siempre sale y que sirve para conseguir todo lo que te propongas.

Eso sí, realmente la fuerza de voluntad no es tan importante como parece. Aunque a veces sea importante para conseguir un pequeño impulso, por si sola no te ayudará a conseguir lo que quieras. ¿Quieres saber por qué ocurre eso? Pues sigue leyendo.

Razones por las cuales la fuerza de voluntad no importa tanto

Hay algo más importante que la fuerza de voluntad, y es crear un sistema eficaz a base de hábitos potenciadores a largo plazo. Si confías solamente en la fuerza de voluntad, probablemente fracases, además de perder el equilibrio.

El ejemplo clásico es el de los exámenes. Si en lugar de planificar el estudio durante todo el año te pones a estudiar la última semana con voluntad, seguramente no te irá bien. Es más, aunque hicieras el milagro de aprobar, sería a costa de sacrificar otras cosas como tu salud o tus hábitos de vida. Estudiar todo el día incluye comer cualquier cosa, saltarse los entrenamientos o incluso fumar por estrés.

En su lugar, hay que crear un sistema eficaz siguiendo algunas pautas. En este caso, es mejor planificar el estudio con tiempo y ponerte un poco todos los días, para que no afecte al equilibrio de tu vida. Haz estos planes con tiempo y estate dispuesto a analizar el sistema, cambiándolo si es necesario. Por ejemplo, si con una hora diaria de estudio suspendiste, seguramente tengas que estudiar dos horas.

Como verás, el éxito se basa en lo que se hace en el día a día durante meses en lugar de en lo que se hace la última semana. Si te organizas bien, tendrás tiempo para estudiar, entrenar y comer bien durante todo el tiempo, sin agobios ni estrés.

Eso sí, seguir estos hábitos puede ser difícil, especialmente si no has hecho una buena arquitectura de elección. Si te cuesta estudiar, lo primero es eliminar las distracciones que te hagan dejarlo. Apaga el móvil o vete a la biblioteca. Con la comida pasa igual, pues si quitas la comida chatarra y desinstalas las aplicaciones de comida rápida de tu móvil hay más posibilidades de que comas correctamente.

Eso sí, no hay que dejar la fuerza de voluntad de lado completamente. De hecho, la debes usar para los casos donde las cosas vayan mal y haya obstáculos. Eso sí, lo más importante son los hábitos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...