Diferencias poco conocidas entre personas productivas y personas ocupadas

Aunque todas las personas que están ocupadas parecen productivas, no siempre es así. A menudo se centran demasiado en agradar a los demás, en detalles no necesarios o tratan de abarcar más de lo que pueden. Por este motivo, deberías conocer las diferencias entre ocupados y productivos y ponerlas en práctica

Diferencias personas productivas y ocupadas

Aunque parezca que no, estar ocupado no siempre es lo mismo que ser productivo. Aunque a veces haya que trabajar muchas horas para aumentar la productividad, en otras ocasiones puedes estar muchas horas ocupado y no conseguir nada.

Si quieres dejar de estar ocupado y simplemente empezar a ser productivo, lo primero es saber cuáles son las diferencias entre una cosa y otra. ¿Quieres conocerlas? Pues no pierdas atención a lo siguiente. Algunas de ellas son poco conocidas y te van a sorprender.

Estas son las diferencias poco conocidas entre personas productivas y ocupadas

La primera diferencia tiene que ver con las prioridades. Las personas que simplemente están ocupadas intentan abarcar demasiado, mientras que la persona productiva se centra en lo realmente importante. Quien mucho abarca, poco aprieta, así que céntrate en lo que realmente importa.

Muchas veces se debe a que las personas ocupadas dicen sí a todo, sin saber decir nunca que no. Decir que no también tiene que ver con tus valores, sabiendo respetarlos por encima de todo en lugar de decir que sí para quedar bien ante otras personas.

De hecho, es bueno cerrarse algunas puertas si te van a quitar tiempo. Es mejor centrarse un año entero en únicamente hablar inglés que centrase en hablar inglés, viajar mucho, ligar más y aumentar tu sueldo. Como se ha dicho antes, quien mucho abarca, poco aprieta.

La ley de Pareto dice que el 80% de los resultados provienen del 20% de lo que haces. De este modo, muchas veces esas pocas acciones te darán mejor rendimiento que centrarte demasiado en los detalles o intentar abarcarlo todo. Si haces eso, entrarás en rendimientos decrecientes y perderás el tiempo. De hecho, es mucho menos costoso conseguir dominar el 80% de varias habilidades que dominar el 99% de una sola.

Por si fuera poco, una persona productiva suele ir más a la acción en vez de centrarse en las cosas triviales o en planificar demasiado. Eso sí, algo de planificación en forma de diario de trabajo siempre viene bien, aunque sin divagar demasiado.

Por ejemplo, no deberías centrarte en contar que estás ocupado en las redes sociales ni en buscar la aprobación de los demás. En su lugar, simplemente pasa a la acción, ya que todo el tiempo que pierdes contando cómo vas a hacer esos cambios lo puedes aprovechar para hacerlos de verdad.

Por ejemplo, en vez de hablar de cómo vas a escribir un libro o cómo vas a estudiar algo, céntrate en hacerlo. Una persona productiva no se centra en explicar al mundo que tiene una misión, sino en cumplir su misión y sus objetivos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...