Razones para afrontar las deudas hoy mismo

Si tienes deudas, no deberías esperar un día más para acabar con ella. Cuanto más tardes en hacerlo, más problemas de salud y psicológicos tendrás, además de que podrías tener aún más deuda si es tóxica

Razones afrontar deudas

En estos tiempos que corren, es normal tener alguna deuda acumulada. A veces es natural tirar de tarjeta de crédito o pedir algún préstamo para salir del paso.

Eso sí, tener deudas durante demasiado tiempo puede afectarte, tanto económicamente como en temas de salud. Por este motivo, deberías acabar con las deudas cuanto antes, haciéndolo hoy mismo si es posible.

¿Por qué afrontar tus deudas hoy?

Tener deudas genera muchos problemas emocionales, los cuales son invisibles al principio, pero van desgastándote poco a poco. El primer efecto es el arrepentimiento, especialmente cuando se trata de una deuda mala. Todo esto provoca estrés, sobre todo si la deuda te va afectar económicamente.

Si la deuda persiste durante mucho tiempo, la ansiedad y la depresión pueden aparecer, incluyendo síntomas como dolor de cabeza e incluso temblores. Todo esto puede acarrear aún más problemas económicos, pues bajará tu desempeño laboral e incluso podrías perder el empleo, generando aún más problemas.

Las deudas con intereses elevados podrían hacerte caer en una espiral negativa. Por ejemplo, las tarjetas de crédito tienen intereses tan elevados que son superiores a la cuantía de la deuda, haciéndose más grande a pesar de pagar mes a mes. En este caso, deberías ponerte en contacto con un abogado, pues el Tribunal Supremo ha obligado a devolver mucho dinero por esta razón.

Lo cierto es que la deuda no desaparece sin más, pues es difícil que prescriba, ya que los bancos no dejarán que eso ocurra. Por este motivo, negar la deuda y dejar de pagar tampoco suele ser buena idea, terminando en listas de morosos que te impedirán contratar servicios básicos como teléfono, luz y gas.

Para afrontar las deudas, debes analizar la cantidad que debes, leerte la letra pequeña de los intereses y efectuar un plan de pagos. Para que la deuda no te afecte, debe ser fácil de pagar, es decir, que su pago no debe suponerte un trauma a la hora de pagar. Si tienes una letra demasiado alta, quizá puedas plantearte renegociar la deuda, aunque lo hagas a más años.

En otros casos, quizá podrías reducir tus gastos o aumentar tus ingresos, consiguiendo otro trabajo o teniendo ingresos extras. Cuando hagas eso, podrás amortizar la deuda y tener tranquilidad mucho antes.

Después de pagar la deuda, hay que aprender de los errores y no adquirir nueva deuda tóxica. Si tienes problemas de dinero, muchas veces es mejor pedírselo a los amigos o familiares o reducir gastos que recurrir a prestamistas. Es mejor no tener vergüenza y llevarte una bronca de tus padres que caer en un problema de deuda mucho mayor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...