Las cuentas claras con la tarjeta

Uno de los mejores trucos para ahorrar o más bien para saber en qué gastas el dinero es pagando con las tarjetas, ya que, el dinero en efectivo desparece sin dejar rastro de dónde lo has gastado en la mayoría de las ocasiones. En cambio, la tarjeta queda claro qué hemos pagado y nos permitirá controlar dónde tenemos excesos o ahorramos.

Por otro lado si eres de los que haces compras por internet, es importante para estar más tranquilos que canalices todas tus compras en la red a través de una única tarjeta que esté vinculada a una cuenta que solo uses para estas compras y que rellenes con saldo cuando sea necesario.


Estas tarjetas también debe tener un crédito muy limitado que ya podrás ir ampliando para compras concretas si es necesario. Así, si se produce algún fraude, limitarás siempre las pérdidas y el control de daños no romperá tus fianzas personales.

También sería necesario tener una cuenta para emergencias o imprevistos como pueden ser, multas, accidentes, obras, etc. Pero si cada mes nos vemos obligados a tirar de esa cuenta es que somos demasiado poco previsores con los imprevistos que algunos se pueden evitar.

Y es que lo más aconsejable para tener controladas las fianzas personales es tener más de una cuenta corriente. Porque si unimos gastos e ingresos a una misma cuenta, tarde o temprano faltará dinero para algo importante.

Imagen | geekets

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...