¿Se acabaron los depósitos rentables para siempre?

Los depósitos remunerados cada vez ofrecen un menor tipo de interés. Analizamos hasta qué punto la situación se mantendrá de ese modo y qué puedes hacer con tu dinero.

deposito

Es cada vez más frecuente que los españoles se quejen de lo poco rentables que resultan actualmente los depósitos como producto bancario. De hecho, no es la primera vez que en A Fin de Mes hablamos de la escasa rentabilidad de los depósitos. Sin embargo, la situación se prolonga en el tiempo y lo que queremos analizar en este momento es si realmente esto se va a convertir en una realidad que se mantenga en el tiempo o si hay cambios futuros a la vista. ¿Te interesa el tema? ¡Hoy te lo contamos con todos los detalles en nuestro blog!

Tener un depósito bien remunerado es toda una odisea en el mercado actual. De hecho, de vez en cuanto te comentamos algunas de las mejores ofertas que ofrecen los bancos, y siempre están vinculadas a convertirse en nuevo cliente de la entidad. Si tu ya tienes tu banco, no quieres cambiar, o simplemente necesitas algo que se mantenga en el tiempo, es imposible encontrar una oferta de depósito que supere el 1%. De hecho, de media durante este año la rentabilidad de los depósitos se ha quedado por debajo del 0,30%. ¡Realmente muy poco!

Por qué no hay depósitos rentables

Para entender el comienzo del fin de los depósitos rentables hay que entender a la normativa europea al ser socios del euro. Esta normativa la dicta el Banco Central Europeo y en su última resolución bajó los tipos de interés al 0%. Eso significa que los bancos no abonan nada por disponer de dinero para luego ponerlo en circulación en el mercado a través de sus clientes. Sin embargo, hay otra cuestión que se dictaminó con el fin de que realmente ese capital llegue a la economía. Se trata de una tasa que los bancos deben pagar si dejan ese dinero del que disponen del BCE en un depósito en el banco con sede en Frankfurt. Es una tasa del -0,40%, lo que implica que tienen que pagar dinero por mantenerlo allí. Así, a la mayoría de las entidades, teniendo a su disposición dinero del banco central a coste cero y siéndoles imposible obtener beneficios por sus depósitos, no les compensa ofrecer una buena rentabilidad a sus clientes.

Qué pasará con los depósitos rentables

Lo que viene siendo una realidad desde hace unos cuantos meses no parece que vaya a tener un fin próximo, más bien todo lo contrario. Los especialistas creen que la escasez de depósitos con una remuneración adecuada para los clientes se mantendrá en el futuro más cercano y en el medio plazo. Por lo tanto, recomiendan a los clientes que vayan pensando en otros productos para sacar rentabilidad a sus ahorros ya que las cosas económicamente no parece que vayan a sufrir un vuelco que propicie la vuelta a la situación anterior. Sin embargo, las dudas son grandes, sobre todo para los usuarios españoles, mucho más acostumbrados al uso de los depósitos como fórmula bancaria que otros clientes europeos. ¿Qué hacer con el dinero que anteriormente colocaban en los depósitos?

  1. Cuentas bancarias remuneradas: ahora es muy habitual encontrarse con cuentas bancarias remuneradas en las que el cliente puede dejar su dinero, con total disponibilidad y obtener una rentabilidad mínima por él. Generalmente, estas cuentas son cuentas de ahorro vinculadas a una cuenta corriente normal y se pueden hacer traspasos entre ellas. Son la opción más parecida a los depósitos a los que estabas acostumbrado y la que menos riesgo tiene.
  2. Planes de pensiones: una alternativa que nada tiene que ver con la actual situación de los depósitos es invertir el dinero en un plan de pensiones. La nueva normativa permite rescatarlos sin ninguna cláusula cuando pasen 10 años desde la última aportación que se pretende liquidar. Además, son una buena opción para conseguir reducir el pago de impuestos en la declaración de la renta.
  3. Otros productos: aunque existen muchos productos que ofrecen altas rentabilidades hay que tener mucho cuidado con ellos porque pueden tener un alto riesgo. Recuerda siempre revisar el número que acompaña a los productos bancarios que es una escala de entre 1 y 5 en la que 1 es el riesgo casi nulo y el 5 es un riesgo realmente elevado. Siempre que puedas, sobre todo si no entiendes demasiado del tema, lo mejor es que evites aquellos que tienen un riesgo muy alto.

Foto: depósito vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...